La terapia cognitivo conductual


La terapia cognitivo conductual (TCC) es una alternativa psicoterapéutica, que destaca la importancia del pensamiento en la raíz y conservación de los problemas psicológicos. Las técnicas cognitivas conductuales modifican los patrones que contribuyen a los problemas de los pacientes; también pueden emplear principios del condicionamiento y el aprendizaje para modificar comportamientos problemáticos.

Existen diversas variantes de TCC, éstas van unidas por la premisa de que los problemas psicológicos se derivan de patrones distorsionados del pensamiento, que influyen en el estado de ánimo y en la conducta de los pacientes, estos patrones hacen más significativos los problemas.

Los elementos que utiliza la TCC son:

• Explicación y discusión detallada del modelo cognitivo conductual.

• Monitoreo y detección diaria de situaciones, pensamientos y sentimientos.

• Identificación de la relación entre pensamientos, sentimientos y comportamientos.

• Análisis de la evidencia de pensamientos y creencias.

• Entrenamiento en la modificación de pensamientos negativos.

• Modelamiento y modificación de conductas.

TCC en el paciente oncológico

La TCC en el tratamiento psicosocial en pacientes oncológicos, ha mostrado efectos positivos importantes.

Los objetivos de la TCC en el apoyo al paciente con cáncer se dividen en dos grupos:

  • Abordaje de problemas psicológicos asociados al diagnóstico, tratamiento, periodo de seguimiento y,
  • manejo de efectos secundarios del tratamiento oncológico como: náusea, vómito, dolor, insomnio, incontinencia y disfunción sexual. La TCC ha mostrado eficacia disminuyendo niveles de estrés, ansiedad, depresión, dolor, fatiga, insomnio y promoviendo estrategias de afrontamiento más adaptativas en el paciente oncológico.


Fuentes: Gaceta Mexicana de Oncología


Creado: Miércoles, 03 octubre 2018

INFOcáncer 2019. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS