Sexualidad femenina


Los tratamientos del cáncer de mama, como la cirugía y la radiación, pueden afectar los sentimientos de una mujer sobre su atractivo y es posible que le causen inquietudes sobre su sexualidad. Los cambios físicos después de la cirugía provocan que algunas mujeres se sientan menos seguras con su cuerpo. Algunos tratamientos como la quimioterapia pueden cambiar sus niveles hormonales y afectar negativamente su interés o respuesta sexual.

Un diagnóstico de cáncer de mama puede ser especialmente difícil para las mujeres de entre los 20 y 39 años de edad que podrían estar pensando en la elección de una pareja o tener hijos.

Actividad sexual

En nuestra cultura, se nos enseña a ver los senos como en una parte básica de la belleza femenina. Si se extirpa un seno, es posible que una mujer se preocupe de si su pareja la va a aceptar o si seguirá considerándola atractiva; también es posible que se sienta apenada al adoptar ciertas posiciones sexuales en las que el área del seno ausente es más visible. Algunas mujeres que han tenido una mastectomía (extirpación de seno) portan un camisón o sostén con la prótesis durante la actividad sexual, mientras que otras mujeres consideran que las prótesis son estorbosas durante el sexo. Es importante que sepa que algunas mujeres disfrutan las caricias alrededor del área de la cicatriz que ya ha sanado.

Aunque podría haber efectos emocionales, la cirugía o la radiación a los senos no disminuye físicamente el deseo sexual de la mujer, tampoco afectan su capacidad de lubricación vaginal o sensaciones genitales normales, ni impide que alcance el orgasmo.

Placer sexual

Además, según las investigaciones recientes, la mayoría de las mujeres con cáncer de mama en etapas tempranas consigue un buen ajuste emocional y satisfacción sexual dentro del año posterior a la cirugía. También reporta una calidad de vida semejante a la de las mujeres que nunca han padecido cáncer.

En ocasiones, las mujeres que han perdido un seno en su lucha contra el cáncer dejan de sentir el placer que solían tener por el contacto con dicha parte durante la actividad sexual. Si esa es su situación, puede ser pedirle su pareja que frote su cuerpo entero; mediante esta práctica, es posible que descubra nuevas zonas con las que pueda reemplazar el placer que sentí.

Familiarizarse más con su cuerpo puede ser importante en el proceso de restaurar el placer sexual tras el tratamiento contra el cáncer.



Creado: 2019-02-05 09:22:34
Última vez actualizado: 2019-01-14 13:46:26