Aspectos generales


Sus deseos sexuales pueden disminuir debido al propio tratamiento, así como al temor de tener cáncer y la terapia. Por ejemplo, la quimioterapia puede hacer que experimente mucho cansancio o sienta náuseas. La radioterapia en el área de la pelvis o genital puede ocasionar que a veces haya dolor durante la actividad sexual. El tratamiento hormonal y la extirpación de los ovarios o testículos provocará un cambio en los niveles hormonales de su cuerpo. Todas estas cosas pueden afectar su apetito sexual.

Para hacer frente a estas nuevas situaciones, hay varias acciones que puede poner en práctica. A continuación, le compartimos algunas de ellas:

  • Hable con su pareja sobre sus sentimientos e inquietudes.
  • Espere hasta que se sienta listo para tener actividad sexual. No se presione.
  • Exprese sus deseos de tener contacto sexual cuando se sienta capaz de hacerlo; no espere a que su pareja le exprese interés.
  • Evite las relaciones sexuales si sus niveles de glóbulos blancos están peligrosamente bajos, ya que esto aumenta el riesgo de infecciones.
  • Disfrute de otras formas de intimidad, como las caricias y los abrazos.
  • Si le practicaron una cirugía mayor, consulte a su doctor.
  • Recuerde que usted no puede transmitirle el cáncer a su pareja.

Aparte de lo anterior, trate otras cosas como la estimulación de los genitales con las manos y la boca, así como las caricias o continuar besándose en caso de haber malestar durante el coito. Para reducir el malestar, prueben con diferentes posturas. Las nuevas posiciones le pueden permitir controlar el empuje y evitar la presión sobre las áreas sensibles o evitar el cansancio.



Creado: 2019-02-05 09:22:34
Última vez actualizado: 2018-12-28 10:57:44