Herencia genética y cáncer


El cáncer es una enfermedad tan común que no es sorprendente que muchas familias tengan al menos algunos miembros que la hayan tenido. En ocasiones, ciertos tipos de cáncer parecen darse en algunas familias. Esto a veces se debe a que miembros de una familia tienen ciertos factores de riesgo en común, como el tabaquismo, que pueden causar muchos tipos de cáncer. También puede deberse en parte a otros factores, como la obesidad, que tiende a darse en familias y aumentar el riesgo de cáncer.

No obstante, el cáncer es causado en algunos casos por un gen anormal que se trasmite de una generación a otra. Si bien se suele hacer referencia a esto como cáncer hereditario, lo que se hereda no es el cáncer en sí, sino el gen anormal que puede dar lugar al cáncer. Solo alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los casos de cáncer se originan directamente de defectos genéticos (llamados mutaciones) hereditarios de uno de los padres.

ADN, genes y cromosomas

El cáncer es una enfermedad que ocurre debido al funcionamiento anormal de los genes. Los genes son un componente del ADN (ácido desoxirribonucleico) que contienen las instrucciones sobre cómo elaborar las proteínas que el cuerpo necesita para funcionar, cuándo destruir las células dañadas, y cómo mantener las células en equilibrio. Los genes controlan aspectos como el color del cabello, el color de los ojos y la estatura. También pueden afectar la probabilidad de que se presenten ciertas enfermedades, como el cáncer.

Cada una de las células de su organismo tiene todos los genes con los que usted nació. Si bien todas las células tienen los mismos genes y cromosomas, distintas células (o tipos de células) pueden usar genes diferentes. Por ejemplo, las células de los músculos usan un conjunto diferente de genes que el que usan las células de la piel. Los genes que la célula no necesita son desactivados y no se usan.

Al cambio anormal en un gen se le llama mutación. Los dos tipos de mutaciones son las heredadas y las adquiridas (somática).

  • Mutación génica hereditaria está presenta en el óvulo o el espermatozoide (esperma) que forma a un niño. Una vez que el espermatozoide fertiliza el óvulo, crea una célula llamada zigoto que se divide para crear un feto (el cual se convierte en un bebé). Debido a que todas las células en el cuerpo provienen de esta primera célula, esta clase de mutación se encuentra en cada célula del organismo (incluyendo a los óvulos o el esperma) y por lo tanto se puede pasar a la próxima generación.
  • Mutación adquirida (somática) no está presente en el zigoto, pero se adquiere posteriormente. Ocurre en una célula, y luego pasa a otras células nuevas que sean células hijas de ésta. Esta clase de mutación no está presente en el óvulo o el esperma, y por lo tanto no se pasa a la próxima generación. Las mutaciones somáticas son mucho más comunes que las mutaciones hereditarias. La mayoría de los cánceres son causados por mutaciones adquiridas.

Usted tiene dos copias de la mayoría de los genes (una de cada uno de sus padres). Cuando una persona ha heredado una copia anormal de un gen, sus células ya comienzan con una mutación. Si la otra copia del gen deja de funcionar (por ejemplo, debido a una mutación adquirida), el gen puede dejar de funcionar en conjunto. Si el gen que deja de funcionar es un gen de susceptibilidad al cáncer, se puede desarrollar un cáncer. Algunos genes de susceptibilidad al cáncer funcionan como genes supresores de tumores. Los genes supresores de tumores son genes normales que desaceleran la división celular, reparan los errores en el ADN, o indican a las células cuando deben morir (un proceso conocido como apoptosis o muerte celular programada). Cuando los genes supresores de tumores no funcionan adecuadamente, las células pueden crecer en forma descontrolada, dando lugar al cáncer. Muchos síndromes de cáncer en las familias son causados por defectos hereditarios de genes supresores de tumores.

Una persona que no haya nacido con una copia anormal de un gen tendría que adquirir dos mutaciones diferentes para que ese gen no funcione. Adquirir dos mutaciones en el mismo gen toma más tiempo que adquirir una, razón por la cual los cánceres que son causados por mutaciones genéticas tienden a ocurrir más temprano en la vida de una persona que los cánceres del mismo tipo que no sean hereditarios.


Fuente:
Sociedad Americana contra el cáncer
http://www.cancer.org/espanol/cancer/queesloquecausaelcancer/otrosagentescancerigenos/la-herencia-y-el-cancer


Creado: 2019-02-05 09:22:34
Última vez actualizado: 2019-03-20 09:50:22