Tipos de Cáncer > Síndrome Mielodisplásico > Tratamiento: Trasplante de células madre para el síndrome mielodisplásico

Trasplante de células madre para el síndrome mielodisplásico

El único tratamiento que puede curar el síndrome mielodisplásico es el trasplante de células madre. En este tratamiento, el paciente recibe altas dosis de quimioterapia y/o irradiación corporal total para destruir las células en la médula ósea (incluyendo las células anormales de la médula ósea). Luego el paciente recibe células madre nuevas y sanas productoras de sangre. Existen dos tipos principales de trasplantes de células madre: El alotrasplante (alogénico) y el autotrasplante (autólogo).

En el autotrasplante de células madre, después de destruir la médula ósea, el paciente recibe nuevamente sus propias células madre. Este tipo de trasplante no es un tratamiento convencional para pacientes con síndrome mielodisplásico, ya que sus médulas óseas contienen células madre anormales.

Para un alotrasplante de células madre, el paciente recibe células madre productoras de sangre de otra persona (un donante). Las células del donante tienen que ser compatibles con el tipo de células del paciente. Los mejores resultados se han visto cuando el donante es familiar del paciente, como un hermano o una hermana. Con menos frecuencia, el donante es compatible con el paciente, pero no es un familiar. Las células madre para el trasplante se pueden obtener de múltiples muestras de la médula ósea. Con más frecuencia, las células madre productoras de sangre son separadas y removidas de la sangre periférica (circulante) mediante un método conocido como aféresis.

El alotrasplante de células madre puede ocasionar graves, incluso fatales, efectos secundarios por lo que rara vez se utiliza en pacientes de edad muy avanzada. Debido a estos efectos secundarios, algunos médicos administran este tratamiento sólo a personas menores de cierta edad.

Un tipo especial de alotrasplante, llamado alotrasplante de células madre no mieloablativo, pudiera ser una opción para los pacientes de mayor edad. Algunas veces, a este tipo de trasplante se le llama un minitrasplante o un mini-alo. Para esta clase de trasplante, las dosis de quimioterapia y/o radiación que se administran son más bajas que las usadas para un alotrasplante convencional. Estas dosis no son lo suficientemente altas como para destruir todas las células de la médula ósea, pero son suficientes para permitir que las células del donante tomen control y crezcan en la médula ósea. Las dosis más bajas de quimioterapia y/o radiación causan menos efectos secundarios, aunque algunos efectos secundarios graves permanecen, particularmente enfermedad de injerto contra huésped.

Los efectos secundarios de un trasplante de células madre se dividen en general en tempranos y a largo plazo. Las complicaciones y los efectos secundarios tempranos son los mismos que los causados por cualquier otro tipo de quimioterapia en altas dosis. Éstas pueden incluir:

  • Daño a los pulmones debido a radiación (ocurre en raras ocasiones).
  • El daño a los ovarios causa esterilidad y menopausia abrupta, usualmente con síntomas como sofocos repentinos de calor y pérdida de los períodos menstruales.
  • El daño a la glándula tiroides puede producir problemas con el metabolismo.
  • Cataratas (daño del cristalino del ojo) que puede afectar la visión.

El efecto secundario más grave del alotrasplante se conoce como enfermedad de injerto contra huésped que ocurre cuando las nuevas células inmunitarias (del donante) atacan los tejidos del paciente porque los ven como extraños. Esto es más común si el donante no es un familiar o si las células no son totalmente compatibles. La enfermedad de injerto contra huésped puede presentarse temprano en el proceso de trasplante, lo que se llama enfermedad de injerto contra huésped agudo. También se puede presentar posteriormente y durar mucho tiempo, lo que se conoce como enfermedad de injerto contra huésped crónico. Los lugares comunes de la enfermedad de injerto contra huésped incluyen la piel, donde puede presentarse sarpullido, ampollas o llagas abiertas. Cuando la enfermedad de injerto contra huésped afecta a los intestinos, puede causar diarrea, lo que puede ser grave. También puede causar problemas en el hígado y los pulmones. Como parte del trasplante para prevenir la enfermedad de injerto contra huésped, se administran medicamentos para suprimir el sistema inmunitario. Si se desarrolla enfermedad de injerto contra huésped a pesar de estos medicamentos, puede que se necesiten tratamientos adicionales para suprimir el sistema inmunitario.

El daño a las articulaciones llamado necrosis aséptica es una complicación que se presenta en raras ocasiones. Sin embargo, si el daño es grave, puede ser necesario reemplazar parte del hueso y de la articulación.

Aunque actualmente el alotrasplante de células madre es el único tratamiento que puede curar a algunos pacientes con síndromes mielodisplásicos, no todos los pacientes que reciben un trasplante son curados. Además, pacientes pueden morir de las complicaciones de este tratamiento. Sus probabilidades de cura son mayores si usted es joven y su síndrome mielodisplásico no ha comenzado a convertirse en leucemia. Aun así, los médicos recomiendan esperar hasta que el síndrome mielodisplásico alcance una etapa más avanzada antes de considerar el trasplante.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/sindromesmielodisplasicos/guiadetallada/sindromes-mielodisplasicos-treating-stem-cell-transplant

Fecha de actualización: 24/Octubre/2013

Tipos de Cáncer > Síndrome Mielodisplásico > Tratamiento: Trasplante de células madre para el síndrome mielodisplásico

Tipos de Cáncer > Síndrome Mielodisplásico > Tratamiento: Trasplante de células madre para el síndrome mielodisplásico

Trasplante de células madre para el síndrome mielodisplásico

El único tratamiento que puede curar el síndrome mielodisplásico es el trasplante de células madre. En este tratamiento, el paciente recibe altas dosis de quimioterapia y/o irradiación corporal total para destruir las células en la médula ósea (incluyendo las células anormales de la médula ósea). Luego el paciente recibe células madre nuevas y sanas productoras de sangre. Existen dos tipos principales de trasplantes de células madre: El alotrasplante (alogénico) y el autotrasplante (autólogo).

En el autotrasplante de células madre, después de destruir la médula ósea, el paciente recibe nuevamente sus propias células madre. Este tipo de trasplante no es un tratamiento convencional para pacientes con síndrome mielodisplásico, ya que sus médulas óseas contienen células madre anormales.

Para un alotrasplante de células madre, el paciente recibe células madre productoras de sangre de otra persona (un donante). Las células del donante tienen que ser compatibles con el tipo de células del paciente. Los mejores resultados se han visto cuando el donante es familiar del paciente, como un hermano o una hermana. Con menos frecuencia, el donante es compatible con el paciente, pero no es un familiar. Las células madre para el trasplante se pueden obtener de múltiples muestras de la médula ósea. Con más frecuencia, las células madre productoras de sangre son separadas y removidas de la sangre periférica (circulante) mediante un método conocido como aféresis.

El alotrasplante de células madre puede ocasionar graves, incluso fatales, efectos secundarios por lo que rara vez se utiliza en pacientes de edad muy avanzada. Debido a estos efectos secundarios, algunos médicos administran este tratamiento sólo a personas menores de cierta edad.

Un tipo especial de alotrasplante, llamado alotrasplante de células madre no mieloablativo, pudiera ser una opción para los pacientes de mayor edad. Algunas veces, a este tipo de trasplante se le llama un minitrasplante o un mini-alo. Para esta clase de trasplante, las dosis de quimioterapia y/o radiación que se administran son más bajas que las usadas para un alotrasplante convencional. Estas dosis no son lo suficientemente altas como para destruir todas las células de la médula ósea, pero son suficientes para permitir que las células del donante tomen control y crezcan en la médula ósea. Las dosis más bajas de quimioterapia y/o radiación causan menos efectos secundarios, aunque algunos efectos secundarios graves permanecen, particularmente enfermedad de injerto contra huésped.

Los efectos secundarios de un trasplante de células madre se dividen en general en tempranos y a largo plazo. Las complicaciones y los efectos secundarios tempranos son los mismos que los causados por cualquier otro tipo de quimioterapia en altas dosis. Éstas pueden incluir:

  • Daño a los pulmones debido a radiación (ocurre en raras ocasiones).
  • El daño a los ovarios causa esterilidad y menopausia abrupta, usualmente con síntomas como sofocos repentinos de calor y pérdida de los períodos menstruales.
  • El daño a la glándula tiroides puede producir problemas con el metabolismo.
  • Cataratas (daño del cristalino del ojo) que puede afectar la visión.

El efecto secundario más grave del alotrasplante se conoce como enfermedad de injerto contra huésped que ocurre cuando las nuevas células inmunitarias (del donante) atacan los tejidos del paciente porque los ven como extraños. Esto es más común si el donante no es un familiar o si las células no son totalmente compatibles. La enfermedad de injerto contra huésped puede presentarse temprano en el proceso de trasplante, lo que se llama enfermedad de injerto contra huésped agudo. También se puede presentar posteriormente y durar mucho tiempo, lo que se conoce como enfermedad de injerto contra huésped crónico. Los lugares comunes de la enfermedad de injerto contra huésped incluyen la piel, donde puede presentarse sarpullido, ampollas o llagas abiertas. Cuando la enfermedad de injerto contra huésped afecta a los intestinos, puede causar diarrea, lo que puede ser grave. También puede causar problemas en el hígado y los pulmones. Como parte del trasplante para prevenir la enfermedad de injerto contra huésped, se administran medicamentos para suprimir el sistema inmunitario. Si se desarrolla enfermedad de injerto contra huésped a pesar de estos medicamentos, puede que se necesiten tratamientos adicionales para suprimir el sistema inmunitario.

El daño a las articulaciones llamado necrosis aséptica es una complicación que se presenta en raras ocasiones. Sin embargo, si el daño es grave, puede ser necesario reemplazar parte del hueso y de la articulación.

Aunque actualmente el alotrasplante de células madre es el único tratamiento que puede curar a algunos pacientes con síndromes mielodisplásicos, no todos los pacientes que reciben un trasplante son curados. Además, pacientes pueden morir de las complicaciones de este tratamiento. Sus probabilidades de cura son mayores si usted es joven y su síndrome mielodisplásico no ha comenzado a convertirse en leucemia. Aun así, los médicos recomiendan esperar hasta que el síndrome mielodisplásico alcance una etapa más avanzada antes de considerar el trasplante.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/sindromesmielodisplasicos/guiadetallada/sindromes-mielodisplasicos-treating-stem-cell-transplant

Fecha de actualización: 24/Octubre/2013

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si evitas la exposición excesiva a los rayos solares.