Tipos de Cáncer > Cáncer de Hueso > Tratamiento: Terapia dirigida

A medida que los investigadores fueron obteniendo más información acerca de los cambios moleculares y genéticos en las células que causan el cáncer, han podido desarrollar nuevos medicamentos dirigidos específicamente a algunos de estos cambios. Estos medicamentos, a menudo llamados medicamentos de terapia dirigida, funcionan en forma diferente de los medicamentos de quimioterapia convencionales y tienen diferentes efectos secundarios. Los medicamentos dirigidos han demostrado ser especialmente importantes para enfermedades, como el cordoma y otros tipos de cáncer de hueso para los cuales la quimioterapia no ha sido muy eficaz.

Algunos cordomas tienen defectos (mutaciones) genéticos que fabrican las proteínas que emiten señales a las células para que crezcan. A estos genes se les llama c-kit, PDGFRA y PDGFRB. El medicamento imatinib (Gleevec®) es un medicamento de terapia dirigida que puede bloquear las señales que provienen de estos genes. Esto puede hacer que algunos tumores dejen de crecer o incluso que reduzcan un poco su tamaño. El imatinib se usa para tratar cordomas que se han propagado o que han reaparecido después del tratamiento. El imatinib se ha utilizado para tratar el cordoma durante varios años, pero no está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration de los Estados Unidos) para tratar este tipo de cáncer. Está aprobado para el tratamiento contra los tipos de cáncer más comunes.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdehuesos/guiadetallada/cancer-de-hueso-treating-targeted-therapy1

Fecha de actualización: 09/Julio/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si reduces el consumo de alcohol.