Tipos de Cáncer > Cáncer de Hueso > Tratamiento: Terapia dirigida

A medida que los investigadores fueron obteniendo más información acerca de los cambios moleculares y genéticos en las células que causan el cáncer, han podido desarrollar nuevos medicamentos dirigidos específicamente a algunos de estos cambios. Estos medicamentos, a menudo llamados medicamentos de terapia dirigida, funcionan en forma diferente de los medicamentos de quimioterapia convencionales y tienen diferentes efectos secundarios. Los medicamentos dirigidos han demostrado ser especialmente importantes para enfermedades, como el cordoma y otros tipos de cáncer de hueso para los cuales la quimioterapia no ha sido muy eficaz.

Algunos cordomas tienen defectos (mutaciones) genéticos que fabrican las proteínas que emiten señales a las células para que crezcan. A estos genes se les llama c-kit, PDGFRA y PDGFRB. El medicamento imatinib (Gleevec®) es un medicamento de terapia dirigida que puede bloquear las señales que provienen de estos genes. Esto puede hacer que algunos tumores dejen de crecer o incluso que reduzcan un poco su tamaño. El imatinib se usa para tratar cordomas que se han propagado o que han reaparecido después del tratamiento. El imatinib se ha utilizado para tratar el cordoma durante varios años, pero no está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration de los Estados Unidos) para tratar este tipo de cáncer. Está aprobado para el tratamiento contra los tipos de cáncer más comunes.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdehuesos/guiadetallada/cancer-de-hueso-treating-targeted-therapy1

Fecha de actualización: 09/Julio/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Identifican dos proteínas cuya supresión podría curar varios tipos de cáncer, como la leucemia
* El estudio identifica un posible talón de Aquiles en los cánceres provocados por las proteínas quinasas. Se trata de un nódulo señalizador que actúa como una vía de paso común en células y que, al parecer, contribuye a generar células cancerosas tanto en la leucemia como en los tumores sólidos. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si realizas actividad física de forma habitual.