Tipos de Cáncer > Sarcoma Óseo u Osteosarcoma > Tratamiento: Quimioterapia

La quimioterapia (quimio) es el uso de medicamentos para tratar el cáncer, que normalmente se administra en una vena o arteria. Los medicamentos entran al torrente sanguíneo y llegan y destruyen las células cancerosas en todo el cuerpo.

En muchos casos, el osteosarcoma se ha extendido a los pulmones y/o a otros órgano s o tiene un alto riesgo de hacerlo, incluso si los tumores no se pueden ver en pruebas de imagen. Debido a esto, la quimioterapia es una parte importante del tratamiento para la mayoría de los osteosarcomas, aunque algunos pacientes con osteosarcoma de bajo grado pueden no necesitarla.

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, con cada período de tratamiento seguido de un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Cada ciclo suele durar un par de semanas.

La mayoría de los osteosarcomas son tratados con quimioterapia que se administra antes de la cirugía (quimioterapia neoadyuvante) durante 10 semanas y de nuevo después de la cirugía (quimioterapia adyuvante) para un máximo de un año. Las personas con osteosarcomas de alto grado que respondieron bien a la quimioterapia antes de la cirugía por lo general pueden recibir la misma quimioterapia después de la cirugía. Las personas cuyos tumores respondieron mal por lo general tendrán diferente quimioterapia después de la cirugía.

Los fármacos más utilizados para el tratamiento de osteosarcoma incluyen:

• El metotrexato (en dosis elevadas junto con leucovorina para ayudar a prevenir los efectos secundarios)

• La doxorrubicina (Adriamycin)

• El cisplatino o carboplatino

• El etopósido

• La ifosfamida

Ciclo fosfamida

• La epirubicina

• Gemcitabina

• Topotecan

Por lo general, varios medicamentos se administran juntos. Algunas combinaciones comunes de los medicamentos incluyen:

Dosis altas de metotrexato, doxorrubicina y cisplatino (a veces con ifosfamida)

• La doxorubicina y cisplatino

• La ifosfamida y etopósido

• La ifosfamida, cisplatino, epirubicina

Muchos expertos recomiendan que los medicamentos se administren en dosis muy altas, lo que puede afectar a la médula ósea, donde se producen nuevas células sanguíneas. En estos casos, otros medicamentos llamados factores de crecimiento (tales como filgrastim, también conocido como Neupogen) se pueden administrar para ayudar al cuerpo a producir nuevas células de la sangre lo antes posible.

Antes de comenzar la quimioterapia, el médico puede aconsejar poner un dispositivo de acceso venoso en una vena grande en el tórax. El dispositivo es un catéter (tubo hueco) que se inserta quirúrgicamente, mientras que el paciente está bajo anestesia general (dormido). Un extremo del catéter permanece en la vena, mientras que el otro extremo se encuentra justo por debajo o por fuera de la piel. Esto permite que el equipo de atención de la salud pueda dar quimioterapia y otras drogas y sacar muestras de sangre sin tener que clavar agujas en las venas cada vez. El dispositivo generalmente puede permanecer en el lugar durante varios meses, y se puede recibir quimioterapia de una manera menos dolorosa. Si se utiliza este dispositivo, el equipo de atención médica le enseñará cómo cuidar de él para reducir el riesgo de problemas tales como infecciones.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia atacan las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como las de la médula ósea, la mucosa de la boca y los intestinos, y los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. También estas células son probablemente afectadas por la quimioterapia, lo que puede dar lugar a efectos secundarios.

Los niños parecen tener una ventaja sobre los adultos en lo que respecta a la quimioterapia. Ellos tienden a tener efectos secundarios menos graves y recuperarse de los efectos secundarios más rápidamente. Debido a esto, los médicos pueden darle dosis más altas de quimioterapia para tratar de matar al tumor.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y dosis de los medicamentos administrados, y la duración del tiempo que se administran.

Otros efectos: Muchos medicamentos de quimioterapia pueden causar efectos secundarios, tales como:

Náuseas y vómitos

• Pérdida del apetito

Diarrea

• Caída del cabello

• Llagas en la boca

Dado que la quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre de la médula ósea, los pacientes pueden tener niveles bajos de células sanguíneas, que puede dar como resultado:

• Aumento de la probabilidad de la infección (debido a una escasez de células blancas de la sangre)

• Sangrado o hematomas después de cortaduras o lesiones menores (debido a la escasez de plaquetas)

Fatiga o falta de aire (bajo recuento de glóbulos rojos)

La mayoría de estos efectos secundarios son de corto plazo y tienden a desaparecer después de finalizar el tratamiento. Existen métodos para aminorar los efectos secundarios. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos para ayudar a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. Asegúrese de discutir cualquier pregunta que usted tenga acerca de los efectos secundarios con el equipo de atención del cáncer, y decirles acerca de los efectos secundarios que presente para que puedan ser controlados.

Los efectos secundarios de ciertos medicamentos: Algunos efectos secundarios son específicos para ciertos medicamentos. Muchos de estos efectos secundarios son raros, pero son posibles. Antes del tratamiento, consulte con su equipo de atención del cáncer sobre los posibles efectos secundarios de los medicamentos que usted o su hijo va a obtener.

Ifosfamida y ciclofosfamida puede dañar el revestimiento de la vejiga, lo que puede causar se presente sangre en la orina. Laposibilidad de que esto ocurra se puede reducir dando un medicamento llamado mesna durante la quimioterapia, junto con abundante líquido.

Cisplatino y carboplatino puede causar daño a los nervios (neuropatía) que lleva a entumecimiento, hormigueo o dolor en las manos y los pies. El daño renal puede ocurrir después del tratamiento. Dar mucho líquido antes y después de la infusión del medicamento puede ayudar a prevenir este efecto secundario. Estos medicamentos a veces pueden afectar la audición. Muy a menudo los pacientes con este problema notan problemas al escuchar tonos agudos.

El etopósido también puede causar daño a los nervios. También puede aumentar el riesgo de desarrollo posterior de un cáncer de las células blancas de la sangre, conocido como la leucemia mieloide aguda. Afortunadamente, esto no es común.

Metotrexato en dosis altas puede dañar la sustancia blanca del cerebro (llamada leucoencefalopatía) y el hígado o los riñones. Antes de comenzar el metotrexato en dosis altas, se administran medicamentos para ayudar a proteger los riñones. Niveles de metotrexato en la sangre pueden ser evaluados para ver cuánto leucovorina (también llamado ácido folínico) se debe dar para ayudar a detener cualquier daño a los tejidos normales.

Doxorubicina (Adriamicina) y epirubicina puede causar daño al corazón a través del tiempo. El riesgo de que esto ocurra aumenta a medida que la cantidad total de la droga que se administra sube, por lo que los médicos tienen el cuidado de limitar la dosis total. Su médico puede ordenar una prueba de función cardiaca antes y durante el tratamiento para ver si este medicamento afecta el corazón. Otro medicamento llamado dexrazoxano puede administrarse junto con la quimioterapia para ayudar a disminuir el daño posible.

Los médicos y las enfermeras vigilarán de cerca los efectos secundarios. No dude en preguntar a su equipo de atención médica alguna pregunta acerca de los efectos secundarios.

Los exámenes para detectar efectos secundarios de la quimioterapia antes de cada tratamiento, el médico revisará los resultados de pruebas de laboratorio para asegurarse de que el hígado, los riñones y la médula ósea están funcionando bien.

El conteo sanguíneo completo incluye recuentos de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas en sangre. La quimioterapia puede reducir el número de estas células de la sangre, por lo que los recuentos sanguíneos serán observados de cerca durante y después de la quimioterapia. Las células generalmente alcanzan su punto más bajo alrededor de 2 semanas después de recibir quimioterapia, aunque esto puede ocurrir antes con regímenes de dosis altas.

Un audiograma podría hacerse para comprobar la audición, que se puede ver afectada por ciertos medicamentos de quimioterapia.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/cancer/osteosarcoma/detailedguide/osteosarcomatreatingchemotherapy

Fecha de actualización: 08/Mayo/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Las muertes por cáncer de pulmón han aumentado un 76% en las mujeres.
"Los hábitos de concienciación han hecho que disminuya el hábito de fumar en personas más mayores, pero los jóvenes no han tenido acceso a esas campañas", añadió. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si reduces el consumo de alcohol.