Prevención y Detección > Sobrepeso, Obesidad y Cáncer > Recomendaciones alimenticias para prevenir el cáncer

Consumir bebidas alcohólicas con moderación

Es recomendable no superar los 20-30 gr. de alcohol diarios. Los hombres no deberían sobrepasar un máximo de 30 gr. Diarios; en las mujeres, el límite queda en 20 gr. al día. El consumo excesivo de alcohol se ha relacionado con los cánceres de hígado, esófago, intestino delgado y grueso, faringe, laringe, cavidad oral, mama y páncreas.

La ingesta de alcohol en fumadores aumenta el riesgo de contraer cáncer de tracto digestivo alto y vía aérea superior. Como ejemplo 30 gr. de alcohol corresponden a:

  • 2 cervezas (medianas).
  • 3 vasos de vino.
  • 1 copa de licor (combinados, cognac, whisky, otros).

Comer un mínimo de 25-30 gr. de fibra al día

La dieta rica en fibra parece proteger al organismo contra los cánceres de colon, estómago, y probablemente, contra el de mama. Añadiendo REGULARMENTE a nuestra comida alguno de los siguientes productos, conseguimos las cantidades recomendadas de fibra:

  • Legumbres.
  • Cereales: salvado, pan de centeno, harina de trigo integral.
  • Verduras: espinacas, berros, cebolla.
  • Frutos secos, higos, dátiles, ciruelas.

Reducir la ingesta de grasas por debajo del 30% de calorías totales diarias

Hay que aumentar el consumo de grasas insaturadas contenidas en los aceites de origen vegetal (oliva, cacahuate, maíz, girasol y soya) en detrimento de las grasas saturadas, principalmente las de origen animal (carnes, huevos y lácteos).

El ácido graso omega 3, grasa poli insaturada, procedente del pescado, podría ayudar a prevenir los cánceres de mama, ovario, útero y próstata. Una dieta con alto contenido en grasas saturadas puede aumentar el riesgo de contraer cáncer de colon, mama, próstata, ovario, útero y piel.

Moderar el consumo de determinadas conservas (ahumados, adobados y salados)

En la superficie de los alimentos ahumados hay unas sustancias llamadas benzopirenos que son potencialmente cancerígenas. El abuso de este tipo de conservas se ha relacionado con los cánceres de nasofaringe, esófago y estómago.

Comer regularmente frutas, verduras y hortalizas

Aportan a nuestra dieta agua, vitaminas y minerales, evitando un exceso de grasas y proteínas. Dietas pobres en frutas y verduras se han relacionado con los cánceres de pulmón, laringe, orofaringe, esófago, estómago, colon, recto y páncreas.

Elegir carnes magras y pescado en lugar de carnes rojas

Evitar las carnes rojas como res, vaca, cerdo y cordero puesto que parecen estar en relación con el cáncer de colon y recto. Es conveniente sustituirlas por carnes magras, como pollo, conejo, pavo y pescado.

Consumir productos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes son un grupo de micronutrientes entre los que destacan las vitaminas A, C y E. Se cree que los alimentos que contienen antioxidantes protegen contra los cánceres de orofaringe, laringe, esófago, estómago, colon, pulmón, vejiga, cuello de útero , mama y páncreas. Los alimentos frescos, en general, son ricos en antioxidantes.

Seguir métodos de cocción correctos

Si se consumen alimentos fritos, hacerlo de forma moderada y evitando la reutilización excesiva del mismo aceite. Asar a la parrilla, cocer al vapor, hervir y cocinar en microondas nos ayuda a cocinar con poca grasa.


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Senado aprueba creación del Registro Nacional de Cáncer
* Se incluirá información de curación y supervivencia así como la fuente de información utilizada para cada modalidad de diagnóstico y tratamiento Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si llevas una dieta saludable.