Más información > Nutrición > Nutrición después de finalizado el tratamiento

La mayoría de los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer en relación con la alimentación desaparecen cuando termina el tratamiento. En ocasiones los efectos secundarios, tales como pérdida del apetito, resequedad en la boca, cambio en el sentido del gusto u olfato, dificultades de deglución (tragar) o cambios en el peso, pueden continuar por algún tiempo. Si esto le ocurre a usted, hable con su médico y juntos diseñen un plan para atender el problema.

A medida que usted se vaya sintiendo mejor, le podran surgir preguntas acerca de cómo llevar una dieta más saludable. De la misma forma en que usted deseaba comenzar su tratamiento con las óptimas reservas de nutrientes provistas por su alimentación, también querrá hacer lo que sea mejor para usted en este momento tan importante. No obstante, una buena alimentación le ayudará a recuperar su fuerza, reparar tejidos y contribuirá a que se sienta mejor.

Consejos prácticos para una alimentación saludable después del cáncer

  • Verifique con su médico si debe restringir algún alimento o seguir una dieta.
  • Pídale a su nutriólogo que le ayude a crear un plan para tener una alimentación nutritiva y balanceada.
  • Seleccione una gama de alimentos variados de todos los grupos alimenticios. Trate de consumir por lo menos el equivalente a 2½ tazas al día de frutas y verduras; incluya frutas cítricas y vegetales verde oscuro y amarillo intenso.
  • Coma bastantes alimentos altos en fibra, tales como panes y cereales integrales.
  • Compre alguna nueva fruta, verdura, alimento bajo en grasa o producto integral cada vez que compre comestibles.
  • Hornee o ase los alimentos para disminuir la cantidad de grasa en sus comidas.
  • Limite su consumo de carnes rojas a no más de 3 a 4 porciones por semana.
  • Evite los alimentos curados en sal, ahumados o en escabeche (incluyendo tocino, salchichón y carnes frías).
  • Elija la leche y productos lácteos que contengan menos grasa.
  • Si elige tomar bebidas con alcohol, limite su consumo.

Si tiene sobrepeso, considere perder peso al limitar la cantidad de calorías y aumentar su nivel de actividad. Escoja actividades que le agraden. Asegúrese de consultar con su médico antes de comenzar cualquier plan de ejercicios.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/servicios/supervivenciaduranteydespuesdeltratamiento/fragmentado/nutricion-para-la-persona-durante-su-tratamiento-contra-el-cancer-una-guia-para-los-pacientes-y-sus-familias-after-treatment-ends

Fecha de actualización: 22/Septiembre/2014

Más información > Nutrición > Nutrición después de finalizado el tratamiento

Más información > Nutrición > Nutrición después de finalizado el tratamiento

La mayoría de los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer en relación con la alimentación desaparecen cuando termina el tratamiento. En ocasiones los efectos secundarios, tales como pérdida del apetito, resequedad en la boca, cambio en el sentido del gusto u olfato, dificultades de deglución (tragar) o cambios en el peso, pueden continuar por algún tiempo. Si esto le ocurre a usted, hable con su médico y juntos diseñen un plan para atender el problema.

A medida que usted se vaya sintiendo mejor, le podran surgir preguntas acerca de cómo llevar una dieta más saludable. De la misma forma en que usted deseaba comenzar su tratamiento con las óptimas reservas de nutrientes provistas por su alimentación, también querrá hacer lo que sea mejor para usted en este momento tan importante. No obstante, una buena alimentación le ayudará a recuperar su fuerza, reparar tejidos y contribuirá a que se sienta mejor.

Consejos prácticos para una alimentación saludable después del cáncer

  • Verifique con su médico si debe restringir algún alimento o seguir una dieta.
  • Pídale a su nutriólogo que le ayude a crear un plan para tener una alimentación nutritiva y balanceada.
  • Seleccione una gama de alimentos variados de todos los grupos alimenticios. Trate de consumir por lo menos el equivalente a 2½ tazas al día de frutas y verduras; incluya frutas cítricas y vegetales verde oscuro y amarillo intenso.
  • Coma bastantes alimentos altos en fibra, tales como panes y cereales integrales.
  • Compre alguna nueva fruta, verdura, alimento bajo en grasa o producto integral cada vez que compre comestibles.
  • Hornee o ase los alimentos para disminuir la cantidad de grasa en sus comidas.
  • Limite su consumo de carnes rojas a no más de 3 a 4 porciones por semana.
  • Evite los alimentos curados en sal, ahumados o en escabeche (incluyendo tocino, salchichón y carnes frías).
  • Elija la leche y productos lácteos que contengan menos grasa.
  • Si elige tomar bebidas con alcohol, limite su consumo.

Si tiene sobrepeso, considere perder peso al limitar la cantidad de calorías y aumentar su nivel de actividad. Escoja actividades que le agraden. Asegúrese de consultar con su médico antes de comenzar cualquier plan de ejercicios.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/servicios/supervivenciaduranteydespuesdeltratamiento/fragmentado/nutricion-para-la-persona-durante-su-tratamiento-contra-el-cancer-una-guia-para-los-pacientes-y-sus-familias-after-treatment-ends

Fecha de actualización: 22/Septiembre/2014

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

Hay fuertes indicios de que las grasas saturadas y el exceso de calorías añaden un riesgo para desarrollar cáncer.