Tipos de Cáncer > Cáncer de Orofaringe y cavidad oral > Estructura del órgano

La cavidad oral (boca) y la orofaringe (garganta)

La cavidad oral incluye los labios, el revestimiento interior de los labios y las mejillas (mucosa bucal), los dientes, las encías, las dos terceras partes anteriores de la lengua, el piso de la boca debajo de la lengua y el techo óseo de la boca (el paladar duro). El área detrás de las muelas del juicio (llamada trígono retromolar) puede ser incluida como parte de la cavidad oral, aunque con frecuencia se le considera como parte de la orofaringe.

La orofaringe es la parte de la garganta justo detrás de la boca que comienza donde termina la cavidad oral. La orofaringe incluye la base de la lengua (el tercio posterior de la lengua), el paladar blando (la parte posterior del techo de la boca), las amígdalas, así como las paredes laterales y posteriores de la garganta.

La cavidad oral y la orofaringe le ayudan a respirar, hablar, comer, masticar y tragar. Las glándulas salivales menores ubicadas en la cavidad oral y en la orofaringe producen la saliva que mantiene la boca húmeda y ayuda a digerir los alimentos.

Las diferentes partes de la cavidad oral y la orofaringe están compuestas por varios tipos de células. Los distintos tipos de cáncer pueden generarse a partir de cada tipo de célula. Las diferencias son importantes, ya que pueden influenciar las opciones de tratamiento y el pronóstico de una persona.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeorofaringeydecavidadoral/guiadetallada/oral-cavity-and-oropharyngeal-cancer1-what-is-what-is-oral-cavity-cancer

Fecha de actualización: 12/Agosto/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Identifican dos proteínas cuya supresión podría curar varios tipos de cáncer, como la leucemia
* El estudio identifica un posible talón de Aquiles en los cánceres provocados por las proteínas quinasas. Se trata de un nódulo señalizador que actúa como una vía de paso común en células y que, al parecer, contribuye a generar células cancerosas tanto en la leucemia como en los tumores sólidos. Leer más

¿Sabías que?

Hay fuertes indicios de que las grasas saturadas y el exceso de calorías añaden un riesgo para desarrollar cáncer.