Tipos de Cáncer > Linfoma no Hodgkin > Emociones

Haciendo una revisión desde los primeros síntomas hasta el final de la enfermedad notamos que el lapso más difícil de afrontar es el tiempo comprendido desde que los pacientes son enviados al hospital por el médico hasta que son admitidos en el área de hematooncología con el experto en el linfoma de no Hodgkin, los síntomas que aparecen en esta etapa están relacionados con la satifacción que tengan los pacientes e incluso sus familiares con el trato que el médico les da y con el nivel de involucramiento en la toma de decisiones, esto quiere decir que los pacientes que se involucran en las decisiones de su tratamiento tiene mejor calidad de vida.
Tomar la decisión de hacerse trasplante de médula ósea es especialmente difícil, muchos pacientes han reportado tener alteraciones en sus emociones y trastornos de adaptación por ansiedad o depresión.
En la fase de recuperación se han reportado problemas en la vida sexual, problemas de sueño, dificultades en la relación con la pareja y el temor a la recurrencia principalmente, la mayoría de los pacientes reportan tener una preocupación constante por su bajo nivel de enrgía, no olvide que la mayoría de los efectos producidos por el tratamiento disminuirán conforme avance el tiempo, además usted debe comentar con su médico las molestias que presenta y verificar si existe algún tratamiento para disminuirlas.

Fuente: Libro Psicooncología


Fecha de actualización: 8 de diciembre de 2016


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Las sobrevivientes de cáncer de mama a largo plazo tienen una buena calidad de vida
Gracias a los mejores tratamientos y pruebas de diagnóstico, las mujeres viven mucho más tiempo que antes después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama. Los médicos se preguntaban si la calidad de vida de las mujeres sobrevivientes a largo plazo (10 años o más después del diagnóstico) era diferente de la de mujeres similares sin diagnóstico. Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable previene las recaídas y mejora las posibilidades de curación después del tratamiento.