Emociones y Cáncer > ¿Cómo tener una buena relación con su médico y su familia en este proceso? > El papel del médico

El papel del médico suele confundirse con llevar a cabo un interrogatorio impersonal y frío, donde él sólo obtiene respuesta a sus preguntas, sin embargo, la buena clínica exige el conocimiento de la enfermedad y del padecer, es decir, a la persona enferma, considerada como entidad biopsicosocial. En otras palabras, es fundamental conocer al ser humano que se encuentra detrás de los síntomas y signos; el profesional deberá lograr que el paciente se sienta alentado a tener esperanzas, acompañado y protegido.

De esta manera, el rol del médico determinado por Sánchez (2002), Louro (2000) y Donovan (2000), es el de ser y estar disponible y preparado (en la curación o paliación y cuidado afectivo) como:

  • Persona preparada en su campo de acción, que conozca los síntomas físicos, costumbres y perspectivas acerca de la salud.
  • Persona con sentido común basado en la evidencia científica y experiencia clínica.
  • Persona preparada para dar información al paciente a cualquier grado en que él desee ser informado (diagnóstico, pasos a seguir, tratamiento, pronóstico, riesgos, alternativas terapéuticas y precauciones).
  • Fuente de información honesta, útil, clara, sencilla, actualizada y comprensible.
  • Apoyo para evaluar la calidad de la información, para distinguir entre información correcta e incorrecta.
  • Persona accesible.
  • Fuente de apoyo y ánimo continuos, dejando saber que el dolor, la ira, la preocupación, el estrés y la desesperación son normales, y pueden expresarse con confianza en su presencia.
  • Persona que escuchará, comprenderá lo que están tratando de explicarle, estimulará preguntas y alentará una esperanza genuina de que aún se puede tener una vida plena y valiosa.
  • Persona capaz de explorar alternativas con el paciente en una atmósfera de seguridad y confianza mutua.
  • Persona comprometida para tratar al paciente desde el principio hasta el fin, aun cuando la cura no sea probable.
  • Persona comprometida e interesada en conocer el problema del paciente, el significado que da a la enfermedad, lo que el paciente sabe, averiguar si el paciente o la familia tienen conceptos erróneos acerca de la enfermedad o situación.
  • Persona a quien su competencia profesional puede ser desafiada.
  • Persona que no tiene todas las respuestas.
  • Persona sensible a las necesidades particulares de cada paciente o situación.

Fuente: Gaceta Mexicana de Oncología ,

http://www.smeo.org.mx/gaceta/2013/GAMOV12_1_2013.pdf

Fecha de actualización: 18/Diciembre/2013

Emociones y Cáncer > ¿Cómo tener una buena relación con su médico y su familia en este proceso? > El papel del médico

Emociones y Cáncer > ¿Cómo tener una buena relación con su médico y su familia en este proceso? > El papel del médico

El papel del médico suele confundirse con llevar a cabo un interrogatorio impersonal y frío, donde él sólo obtiene respuesta a sus preguntas, sin embargo, la buena clínica exige el conocimiento de la enfermedad y del padecer, es decir, a la persona enferma, considerada como entidad biopsicosocial. En otras palabras, es fundamental conocer al ser humano que se encuentra detrás de los síntomas y signos; el profesional deberá lograr que el paciente se sienta alentado a tener esperanzas, acompañado y protegido.

De esta manera, el rol del médico determinado por Sánchez (2002), Louro (2000) y Donovan (2000), es el de ser y estar disponible y preparado (en la curación o paliación y cuidado afectivo) como:

  • Persona preparada en su campo de acción, que conozca los síntomas físicos, costumbres y perspectivas acerca de la salud.
  • Persona con sentido común basado en la evidencia científica y experiencia clínica.
  • Persona preparada para dar información al paciente a cualquier grado en que él desee ser informado (diagnóstico, pasos a seguir, tratamiento, pronóstico, riesgos, alternativas terapéuticas y precauciones).
  • Fuente de información honesta, útil, clara, sencilla, actualizada y comprensible.
  • Apoyo para evaluar la calidad de la información, para distinguir entre información correcta e incorrecta.
  • Persona accesible.
  • Fuente de apoyo y ánimo continuos, dejando saber que el dolor, la ira, la preocupación, el estrés y la desesperación son normales, y pueden expresarse con confianza en su presencia.
  • Persona que escuchará, comprenderá lo que están tratando de explicarle, estimulará preguntas y alentará una esperanza genuina de que aún se puede tener una vida plena y valiosa.
  • Persona capaz de explorar alternativas con el paciente en una atmósfera de seguridad y confianza mutua.
  • Persona comprometida para tratar al paciente desde el principio hasta el fin, aun cuando la cura no sea probable.
  • Persona comprometida e interesada en conocer el problema del paciente, el significado que da a la enfermedad, lo que el paciente sabe, averiguar si el paciente o la familia tienen conceptos erróneos acerca de la enfermedad o situación.
  • Persona a quien su competencia profesional puede ser desafiada.
  • Persona que no tiene todas las respuestas.
  • Persona sensible a las necesidades particulares de cada paciente o situación.

Fuente: Gaceta Mexicana de Oncología ,

http://www.smeo.org.mx/gaceta/2013/GAMOV12_1_2013.pdf

Fecha de actualización: 18/Diciembre/2013

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

Hay fuertes indicios de que las grasas saturadas y el exceso de calorías añaden un riesgo para desarrollar cáncer.