Tipos de Cáncer > Linfoma Hodgkin (Enfermedad de Hodgkin) > Detección y diagnóstico

Antecedentes médicos y examen físico

Si los síntomas sugieren que usted o su hijo pudiera tener enfermedad de Hodgkin, su médico querrá hacer un historial médico completo, incluyendo información sobre sus síntomas, posibles factores de riesgo, historial familiar y otras afecciones médicas.

El próximo paso es hacer un examen físico en el cual el médico prestará especial atención a los ganglios linfáticos y a otras áreas del cuerpo que pudieran estar afectadas, incluyendo el bazo y el hígado. Debido a que las infecciones son la causa más común de los ganglios linfáticos agrandados, especialmente en los niños, el médico determinará si hay infección en la parte del cuerpo cercana a cualquier ganglio linfático inflamado.

Es posible que su médico también ordene análisis de sangre para identificar signos de infección u otros problemas. Si el médico sospecha que la enfermedad Hodgkin puede estar causando los síntomas, recomendarán una biopsia del área.

Las biopsias

En realidad, hay más probabilidad de que muchos de los síntomas de la enfermedad de Hodgkin sean causados por problemas no cancerosos o por otros tipos de cáncer. Por ejemplo, los ganglios linfáticos agrandados se presentan con más frecuencia debido a infecciones que por enfermedad de Hodgkin. Debido a esto, los médicos a menudo observan los ganglios agrandados durante varias semanas para ver si se encojen por sí solos a medida que la infección desaparece. También se pueden recetar antibióticos para ver si se reduce el tamaño de los nódulos.

Si los ganglios no se encogen o continúan creciendo, se le extirpa una porción pequeña o, más comúnmente, el ganglio completo para ser observado con un microscopio y para otras pruebas de laboratorio. Este procedimiento, llamado biopsia, es necesario para confirmar el diagnóstico. Si se trata de enfermedad de Hodgkin, la biopsia también indica el tipo de enfermedad.

Tipos de biopsias

Existen diferentes tipos de métodos de biopsia, y sus médicos elegirán una según su situación.

Biopsia por escisión o incisión: éste es el tipo de biopsia preferido y que se realiza con más frecuencia para un ganglio linfático agrandado. El médico utiliza herramientas quirúrgicas para hacer un corte a través de la piel y remover el tumor o el ganglio linfático. Si el médico extrae el ganglio linfático por completo, se le llama biopsia escisional. En caso de que se extirpe una pequeña parte de un tumor más grande o de un ganglio linfático, se le llama biopsia por incisión.

Si el ganglio está localizado en una zona cercana a la superficie de la piel, la operación es bastante simple y algunas veces se puede realizar con anestesia local. Por el contrario, si el ganglio se encuentra dentro del tórax o del abdomen, el paciente es sedado o se le administra anestesia general (se duerme profundamente al paciente). Este tipo de biopsia casi siempre proporciona suficiente muestra de tejido para hacer un diagnóstico del tipo exacto de enfermedad de Hodgkin.

Biopsia por aspiración con aguja fina o biopsia por punción con aguja gruesa: en una biopsia por aspiración con aguja fina, el médico utiliza una aguja muy fina y hueca que está adherida a una jeringa para extraer (aspirar) una pequeña cantidad de líquido y fragmentos minúsculos de tejido de un ganglio linfático o un órgano del cuerpo. Para la biopsia por punción se usa una aguja más gruesa para extraer un fragmento de tejido ligeramente más grande.

Si el ganglio agrandado está cerca de la superficie del cuerpo, el médico puede dirigir la aguja mientras palpa el ganglio. Si un tumor está localizado en un sitio profundo del cuerpo, el médico puede guiar la aguja usando una tomografía computarizada o una ecografía.

Una biopsia con aguja no requiere una incisión, pero en muchos casos no puede extraer suficiente cantidad de muestra para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin (o para determinar el tipo de esta enfermedad). La mayoría de los médicos no utilizan las biopsias con aguja (especialmente biopsias por aspiración con aguja fina) para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin. Pero si el médico sospecha que la inflamación de los ganglios linfáticos se debe a una infección o a la propagación de un cáncer existente en otro órgano (como el seno, los pulmones, la tiroides), la biopsia con aguja puede ser el primer tipo de biopsia que se haga. Es posible que se requiera de una biopsia escisional para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin, aun después de hacer una biopsia con aguja.

Después de diagnosticar la enfermedad de Hodgkin, a veces se realizan biopsias con agujas para examinar áreas en otras partes del cuerpo que pudieran indicar una propagación de la enfermedad de Hodgkin o que ésta haya regresado después del tratamiento.

Aspiración y biopsia de la médula ósea: estas pruebas no se utilizan para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin, pero se pueden hacer después del diagnóstico para determinar si la enfermedad de Hodgkin está en la médula ósea.

Pruebas de laboratorio de las muestras de biopsia

Un patólogo (médico con capacitación especial en la identificación de células cancerosas) examina con el microscopio todas las muestras de biopsia. El patólogo estudia el tamaño y la forma de las células, y determina si cualquiera de ellas es célula Reed-Sternberg. El patólogo también observa cómo las células están agrupadas, lo que podría indicar el tipo de enfermedad de Hodgkin.

Debido a que puede ser complicado diagnosticar la enfermedad de Hodgkin, resulta útil que el patólogo se especialice en enfermedades de la sangre. En ocasiones, la primera biopsia no proporciona una respuesta definida, por lo que se requieren otras biopsias.

Inmunohistoquímica : observar las muestras con el microscopio puede a menudo ser suficiente para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin (y qué tipo es), aunque algunas veces es necesario realizar más pruebas. Las manchas especiales de la muestra pueden identificar ciertas proteínas, tal como CD15 y CD30 en la superficie de las células Reed Sternberg. Éstas usualmente se encuentran en la clásica enfermedad de Hodgkin. Pruebas para otras proteínas pueden indicar enfermedad de Hodgkin con predominio linfocitario nodular, linfoma no Hodgkin en vez de la enfermedad de Hodgkin u otras enfermedades.

Estudios por imágenes que se usan para clasificar por etapas la enfermedad de Hodgkin

Los estudios por imágenes utilizan rayos X, ondas sonoras, campos magnéticos o partículas radioactivas para obtener imágenes del interior del cuerpo. Los estudios por imágenes se pueden realizar por un número de razones, incluyendo:

  • Identificar posibles causas de ciertos síntomas, tal como ganglios linfáticos agrandados en el tórax.
  • Ayudar a determinar la etapa del linfoma.
  • Ayudar a determinar si el tratamiento es eficaz.
  • Detectar posibles signos del cáncer que regresa después del tratamiento.

Rad iografía de tórax

A menudo, la enfermedad de Hodgkin causa la inflamación de los ganglios linfáticos del tórax, lo que se puede ver usualmente en una radiografía regular de tórax.

Tomografía computarizada

La tomografía computarizada (TC) es un procedimiento radiológico que produce imágenes transversales detalladas del cuerpo. Contrario a una radiografía regular, las TC pueden mostrar el detalle en tejidos blandos (tal como órgano s internos). Este estudio puede ayudar a indicar si cualquiera de sus ganglios linfáticos u órgano s están agrandados. La tomografía es útil para detectar la enfermedad de Hodgkin en el tórax, el abdomen, la pelvis y el cuello.

Antes del estudio, se le puede pedir que tome una solución de contrate y/o reciba una inyección intravenosa (IV) de un tinte de contraste para delinear mejor las áreas anormales en el cuerpo. Puede que usted necesite una línea intravenosa (IV) para inyectarle el material de contraste. La inyección puede causar cierto enrojecimiento o bochorno (sensación de calor, especialmente en la cara). Algunas personas son alérgicas al tinte y presentan ronchas o una sensación de rubor o, raras veces, unas reacciones más graves tales como dificultad respiratoria y baja presión arterial. Asegúrese de decirle al médico si usted o su hijo tiene alguna alergia o si alguna vez ha tenido alguna reacción a cualquier material de contraste usado para rayos X.

Un explorador de TC ha sido descrito como una rosca (dona) grande, con una camilla estrecha que se encuentra en la abertura central. Usted necesitará acostarse inmóvil sobre la camilla mientras se realiza el examen. Las tomografías computarizadas toman más tiempo que las radiografías convencionales, y usted podría sentirse un poco confinado por el anillo mientras se toman las fotografías. Los médicos pudieran recomendar medicamentos para ayudar a algunos niños a mantenerlos calmados o para ponerlos a dormir durante el examen.

En lugar de tomar una sola imagen, como se hace en una radiografía convencional, una tomografía computarizada toma muchas imágenes mientras rota alrededor de su cuerpo. Luego una computadora combina estas fotografías en imágenes detalladas de la parte de su cuerpo bajo estudio.

En algunos casos, una tomografía computarizada se usa para guiar con precisión una biopsia por aguja a un área sospechosa. Para este procedimiento, llamado biopsia por aguja guiada por tomografía computarizada, usted permanece en la camilla de la TC, mientras un radiólogo mueve una aguja de biopsia a través de la piel y hacia la localización de la masa. Las tomografías computarizadas se repiten hasta que la aguja esté dentro de la masa. Entonces, se obtiene una muestra de biopsia y se examina con el microscopio.

Imágenes por resonancia magnética

Las imágenes por resonancia magnética (RM) se usan pocas veces en los casos de enfermedad de Hodgkin, pero, si a su médico le preocupa que haya propagación a su medula espinal o su cerebro, la RM es muy útil para estudiar estas áreas.

Al igual que la tomografía computarizada (TC), las RM proveen imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Sin embargo, la RM utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. La energía de las ondas de radio es absorbida por el cuerpo y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido del cuerpo y por ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. A menudo se inyecta un material de contraste, llamado gadolinio, en una vena antes del estudio para mostrar mejor los detalles. Este material de contraste usualmente no causa reacciones alérgicas.

Las resonancias toman más tiempo que las tomografías computarizadas, a menudo hasta una hora. Puede que durante la realización del estudio, permanezca acostado dentro de un tubo estrecho lo cual puede resultar incómodo y confinante para algunas personas. Puede que algunos niños necesiten sedación. Las nuevas máquinas de resonancia más abiertas pueden ser otra opción. La máquina de este estudio produce un zumbido fuerte y martillante que puede resultar incómodo. En algunos lugares se proveen audífonos o tapones para los oídos con el fin de ayudar a bloquear este ruido.

Tomografía por emisión de positrones

La tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) conlleva inyectar una forma de azúcar radioactiva (conocida como fluordesoxiglucosa o FDG) en la sangre. Debido a que las células cancerosas en el cuerpo crecen rápidamente, absorben grandes cantidades de azúcar radiactivo. Después de aproximadamente una hora, usted será colocado en la camilla de la máquina de la PET. Usted permanecerá acostado por aproximadamente 30 minutos mientras una cámara especial crea una fotografía de las áreas de radiactividad en el cuerpo. La imagen no es muy detallada, como en la tomografía o resonancia, pero puede proveer información útil sobre todo su cuerpo.

La PET puede ayudar a indicar si un ganglio linfático agrandado contiene enfermedad de Hodgkin o si es benigno. Además, puede ayudar a localizar áreas pequeñas que pudieran ser linfoma, incluso si el área parece normal en una tomografía.

La PET se usa a menudo para indicar si una enfermedad de Hodgkin está respondiendo al tratamiento. Algunos médicos repetirán la PET después de dos o tres cursos de quimioterapia. Si la quimioterapia surte efecto, los ganglios linfáticos ya no adquieren la azúcar radioactiva. La PET también se utiliza después del tratamiento para ayudar a decidir si los ganglios linfáticos agrandados todavía contienen cáncer o si simplemente se trata de tejido cicatricial.

Para examinar pacientes con enfermedad Hodgkin, a menudo se usa una máquina que combina la PET con una tomografía. Esto permite al médico comparar las áreas de mayor radioactividad en la PET con la apariencia más detallada de esa área en la tomografía. La PET/TC a menudo puede ayudar a localizar mejor las áreas afectadas con linfoma que una tomografía sola.

Gammagrafía con galio

Puede detectar tumores que pudieran ser enfermedad de Hodgkin en los ganglios linfáticos y en otros órgano s. La gammagrafía con galio no se usa tanto como en el pasado, pues la mayoría de los médicos optan por hacer la PET. Algunas veces, este estudio sigue siendo útil para localizar áreas de la enfermedad que la PET pudiera pasar por alto. También ayuda a distinguir una infección de un linfoma cuando el diagnóstico es incierto.

Durante esta prueba se inyecta una pequeña dosis de galio radiactivo en una vena, y el tejido linfático del cuerpo la atrae. Varios días más tarde, se usa una cámara especial para detectar la radioactividad y mostrar la ubicación del galio.

Gammagrafía ósea

Por lo general, este estudio no se hace a menos que la persona esté presentando dolor de huesos o los resultados de una prueba de laboratorio sugieran que la enfermedad de Hodgkin pudo haber alcanzado los huesos.

Para la gammagrafía ósea se utiliza una sustancia radioactiva distinta (tecnecio). Después de que se inyecta en una vena, viaja a las áreas del hueso afectadas. Una cámara especial entonces detecta la radioactividad. La enfermedad de Hodgkin algunas veces causa daño a los huesos, lo que se puede reflejar en una gammagrafía ósea. Sin embargo, las gammagrafías óseas no pueden indicar la diferencia entre los cánceres y los problemas no cancerosos, lo que significa que podrían ser necesarias pruebas adicionales.

Otras pruebas

Análisis de sangre

Los análisis de sangre no son parte del sistema formal para clasificar la enfermedad de Hodgkin, pero pueden ayudar a su médico a tener una idea de cuán avanzada está la enfermedad y cuán bien una persona pudiese tolerar ciertos tratamientos.

Las células de la enfermedad de Hodgkin no aparecen en la sangre, pero un recuento sanguíneo completo puede revelar signos de la enfermedad de Hodgkin. La anemia (deficiencia de glóbulos rojos) puede ser un signo avanzado de la enfermedad de Hodgkin. Un nivel alto de glóbulos blancos es otro posible signo, aunque también puede ser causado por infección. Otra prueba llamada velocidad de sedimentación de eritrocitos (ESR) puede ayudar a medir cuánta inflamación existe en el cuerpo.

Además se pueden hacer análisis de sangre para verificar la función del hígado y los riñones y para saber si hay signos de que el cáncer pudo haber alcanzado los huesos.

Es posible que su médico también sugiera otros análisis de sangre para identificar signos de ciertas infecciones:

  • Prueba de VIH (HIV): si presenta síntomas anormales que pudieran estar asociados con infección por VIH.
  • Prueba del virus de hepatitis B: si su médico planea emplear un medicamento llamado rituximab (Rituxan) en su tratamiento, lo que podría causar problemas si usted tiene esta infección.

Aspiración y biopsia de la médula ósea

Si la enfermedad de Hodgkin se ha diagnosticado, algunas veces se pueden hacer estas pruebas para saber si se encuentra en la médula ósea. Gen eralmente se realiza una aspiración y una biopsia de médula ósea al mismo tiempo. Las muestras se toman de la parte posterior del hueso de la pelvis (cadera), aunque en algunos casos se pueden tomar del esternón o de otros huesos.

En el procedimiento de aspiración de médula ósea, usted se acuesta en una mesa (ya sea sobre su costado o su barriga). Después de limpiar la piel que se encuentra sobre la cadera, el médico adormece el área y la superficie del hueso al inyectar un anestésico local, que puede causar una breve sensación de escozor o ardor. Luego se inserta una aguja delgada y hueca en el hueso, y se usa una jeringa para aspirar una pequeña cantidad de médula ósea líquida. Hasta con el uso de un anestésico, la mayoría de los pacientes experimentan algo de dolor breve cuando se extrae la médula ósea.

Gen eralmente se realiza una biopsia de médula ósea inmediatamente después de la aspiración. Se extrae un pequeño trozo de hueso y de médula con una aguja ligeramente más grande que se hace girar al empujarse en el hueso. La biopsia también puede causar algo de dolor brevemente. Una vez que se hace la biopsia, se aplica presión en el sitio para ayudar a detener cualquier sangrado.

La mayoría de los niños que tienen una aspiración y biopsia de la médula ósea reciben medicina para que estén somnolientos o anestesia general para que estén dormidos.

Las muestras entonces se envían a un laboratorio, donde se observan con un microscopio para determinar si hay signos de enfermedad Hodgkin.

Pruebas de la función cardiaca y pulmonar

Estas pruebas no se usan para ayudar a clasificar por etapas la enfermedad de Hodgkin, pero puede que se realicen si se van a usar ciertos medicamentos de quimioterapia que pueden afectar el corazón o los pulmones.

  • Puede que se haga un ecocardiograma (un ultrasonido del corazón) o un estudio MUGA para verificar su función cardiaca.
  • Su función pulmonar se puede verificar mediante pruebas del funcionamiento pulmonar, en las cuales usted respira en un tubo conectado a una máquina.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/enfermedaddehodgkin/guiadetallada/enfermedad-de-hodgkin-early-diagnosis

Fecha de actualización: 24/Junio2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable ayuda a reducir los riesgos de desarrollar cáncer.