Tipos de Cáncer > Cáncer de Esófago > Detección y diagnóstico

Antecedentes médicos y examen físico

Si usted presenta síntomas que pudieran ser causados por esta enfermedad, el médico hará preguntas sobre su historial de salud para analizar los posibles factores de riesgo y saber más sobre los síntomas. También le hará un examen para detectar posibles signos de cáncer de esófago y otros problemas de salud, seguramente prestará atención especial a su cuello y áreas del pecho.

Si los resultados del examen son anormales, probablemente ordenará pruebas para ayudar a encontrar el problema. También es posible que le refieran a un gastroenterólogo (un médico especializado en enfermedades del tracto digestivo).

Estudios por imágenes

Los estudios por imágenes utilizan ondas sonoras, rayos X, campos magnéticos o sustancias radiactivas para obtener imágenes del interior del cuerpo. Éstos se pueden hacer por un número de razones tanto antes como después del diagnóstico de cáncer de esófago. Estas razones incluyen:

  • Ayudar a encontrar un área sospechosa que pudiera ser cancerosa.
  • Saber cuán lejos se propagó la enfermedad.
  • Ayudar a determinar si el tratamiento ha sido eficaz.
  • Detectar posibles signos de enfermedad que recurre después del tratamiento.

Estudio con ingesta de bario

En esta prueba, el paciente ingiere un líquido espeso y calizo llamado bario que cubre las paredes del esófago. Entonces se toman radiografías de este sitio, el cual queda delineado claramente por el bario. Esta prueba se puede hacer por sí sola, o como parte de una serie de radiografías que incluyen el estómago y parte del intestino, llamada serie gastrointestinal superior. Una prueba de ingesta de bario puede mostrar cualquier irregularidad en la superficie normalmente uniforme del revestimiento interno del esófago.

A menudo, esta es la primera prueba que se hace para saber qué está causando un problema al tragar. Con esta prueba se pueden incluso ver cánceres en etapas iniciales. Los tumores crecen en el revestimiento del esófago y sobresalen en el lumen (el área abierta del conducto), y causan que el bario aplique irregularmente una capa al área del esófago. Los cánceres en etapas iniciales pueden aparecer como pequeñas masas redondas o áreas planas elevadas (llamada placas), mientras que los cánceres avanzados aparecen como grandes áreas irregulares y causan el estrechamiento de la anchura del esófago.

Por otro lado, esta prueba también se puede usar para diagnosticar una de las complicaciones más graves esta enfermedad llamada fístula traqueo esofágica. Esto ocurre cuando el tumor destruye el tejido que se encuentra entre el esófago y la tráquea, y crea un hueco que los conecta. Cualquier cosa que se trague puede entonces pasar del esófago a la tráquea y a los pulmones. Esto puede ocasionar tos frecuente, dificultad para respirar o incluso pulmonía. Este problema se puede aliviar con cirugía o un procedimiento de endoscopia.

Una ingesta de bario sólo muestra la forma del revestimiento interno del esófago. Por lo tanto, no se puede utilizar para determinar cuán lejos se ha propagado la enfermedad fuera del esófago.

Tomografía computarizada

Es un estudio donde se usan rayos X para producir imágenes transversales detalladas de su cuerpo. En vez de tomar una fotografía, como lo hace la radiografía convencional, una tomografía computarizada toma muchas fotografías mientras rota a su alrededor. Luego, una computadora combina estas imágenes en una imagen de una sección de su cuerpo. A diferencia de los rayos X regulares, las tomografías crean imágenes con detalles de los tejidos blandos y órgano s en el cuerpo.

Un explorador de este estudio ha sido descrito como una rosca (dona) grande, con una camilla estrecha que se encuentra en la abertura central. Usted necesitará acostarse inmóvil sobre la camilla mientras se realiza el examen lo que podría hacerle sentir claustrofobia. Las tomografías computarizadas toman más tiempo que las radiografías convencionales.

Gen eralmente no se usa la tomografía computarizada para hacer el diagnóstico inicial de esta enfermedad, pero es útil para determinar cuán lejos se ha propagado. A menudo, este estudio puede mostrar dónde se encuentra el tumor en el esófago. Estas tomografías también pueden mostrar los órgano s y los ganglios linfáticos cercanos (grupos en forma de fríjol de células del sistema inmunológico a donde los cánceres a menudo de propagan primero), así como área distantes de propagación de la enfermedad. Esta prueba puede ayudar a determinar si la cirugía es una buena opción de tratamiento.

Antes de tomar cualquier imagen, se le podrá solicitar que beba aproximadamente entre una y dos pintas (medio y un litro) de un contraste oral. Esto ayuda a delinear el esófago y los intestinos para evitar que ciertas áreas sean confundidas con tumores. Si está presentando problemas al tragar, usted debe informar a su médico antes de la tomografía. También es posible que le apliquen una línea intravenosa mediante la cual se le inyecte una clase diferente de tinte de contraste (contraste IV). Esto ayuda a delinear mejor las estructuras en su cuerpo.

La inyección del tinte de contraste puede causar algo de rubor (enrojecimiento y sensación de calor, especialmente en la cara). Algunas personas son alérgicas al colorante y desarrollan urticaria. Rara vez, pueden presentarse reacciones más graves, como problemas para respirar y baja presión arterial. Se le pueden administrar medicamentos para prevenir y tratar las reacciones alérgicas. Asegúrese de decirle a su médico si es alérgico a algo o si ha tenido alguna vez una reacción a cualquier material de contraste utilizado para rayos X.

Biopsia con aguja guiada por CT: las tomografías computarizadas pueden también ser usadas para guiar con precisión la aguja de una biopsia hacia un área donde se sospecha la propagación del cáncer. Para este procedimiento, el paciente permanece en la mesa de la tomografía, mientras un radiólogo mueve una aguja especial a través de la piel hacia el tumor. Las tomografías computarizadas se repiten hasta que la aguja esté dentro de la masa. Se extrae una muestra mediante con aguja fina o por punción con una aguja más gruesa y se observa con un microscopio.

Imágenes por resonancia magnética

Al igual que la tomografía computarizada, las imágenes por resonancia magnética proveen imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Sin embargo, la resonancia utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. La energía de las ondas de radio es absorbida y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido y por determinadas enfermedades. Una computadora traduce el patrón de las ondas de radio generado por los tejidos en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. Es posible que se inyecte un material de contraste en una vena. Este contraste es diferente al usado para la CT. Por lo tanto, ser alérgico a un contraste no significa que usted es alérgico al otro tipo.

Las imágenes por resonancia magnética son muy útiles para examinar el cerebro y la médula espinal, pero a menudo no se necesitan para evaluar la propagación del cáncer de esófago.

El procedimiento para obtener la resonancia es un poco más incómodo que las pruebas de tomografía. En primer lugar, toman más tiempo, a menudo hasta una hora. Segundo, usted debe permanecer acostado dentro de un tubo estrecho, que podría ser confinante y puede molestar a las personas que sufren de claustrofobia (temor a lugares encerrados). Algunas veces, las máquinas especiales y más abiertas de resonancia pueden ayudar a las personas que enfrentan este temor, si es necesario. Sin embargo, puede que en algunos casos las imágenes no sean tan nítidas. Las máquinas de resonancia producen un zumbido y ruidos de chasquido que puede resultar incómodo. En algunos hospitales se ofrecen tapones para los oídos con el fin de bloquear este ruido.

Tomografía por emisión de positrones

La tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) conlleva inyectar una forma de azúcar radiactiva (conocida como fluordesoxiglucosa o FDG) en la sangre. La cantidad de radiactividad usada es muy baja. Las células cancerosas crecen aceleradamente en el cuerpo, por lo que absorben grandes cantidades del azúcar radiactivo. Después de aproximadamente una hora, usted será colocado en la camilla de la máquina de la PET. Usted permanecerá acostado por aproximadamente 30 minutos mientras una cámara especial crea una fotografía de las áreas de radiactividad en el cuerpo. La imagen no es muy detallada, como en la tomografía o resonancia, pero provee información útil sobre todo su cuerpo.

Este tipo de estudio se puede utilizar para identificar posibles áreas de propagación del cáncer si no se detecta nada en otros estudios por imágenes.

Unas máquinas especiales pueden hacer una PET y una tomografía al mismo tiempo (PET/CT scan). Esto permite al médico comparar las áreas de mayor radiactividad en la PET con la apariencia más detallada de esa área en la tomografía.

Endoscopia

Un endoscopio es un tubo flexible y estrecho con una cámara de vídeo y una luz en el extremo que se usa para observar el interior del cuerpo. Varios estudios que usan endoscopios pueden ayudar a diagnosticar el cáncer de esófago o a determinar la extensión de su propagación.

Endoscopia superior

La endoscopia superior es un estudio importante en el diagnóstico de esta enfermedad. Durante éste, se le administra un sedante (para ponerlo a dormir) y luego el médico pasa el endoscopio a través de la garganta hasta llegar al esófago y al estómago. La cámara se conecta a un monitor, lo que permite que el médico observe claramente cualquier área anormal en la pared del esófago.

El cirujano puede usar instrumentos especiales a través del endoscopio para extraer (biopsia) muestras de cualquier área anormal, mismas que se envían al laboratorio para que el médico pueda observarlas con un microscopio y determinar si hay células cancerígenas.

Si el cáncer está bloqueando la abertura (lumen) del esófago, se pueden usar ciertos instrumentos para ayudar a agrandar la abertura y permitir que pase alimento y líquido.

La endoscopia superior puede proporcionar al médico información importante sobre el tamaño y la propagación del padecimiento, lo que se puede usar para ayudar a determinar si el tumor se puede extirpar completamente mediante cirugía.

Ecografía endoscópica

En realidad, este es un tipo de estudio por imágenes que conlleva el uso del endoscopio. Las pruebas de ecografía usan ondas sonoras para tomar imágenes de partes del cuerpo. No usan radiación y son muy seguros.

Para este estudio, la sonda que emite ondas sonoras se encuentra en el extremo de un endoscopio, la cual se pasa por la garganta hasta llegar al esófago, esto permite que la sonda llegue muy cerca del área afectada. Para realizar este procedimiento es necesario aplicar un medicamento que adormece (anestesia local) y algo de sedación.

La sonda emite ondas sonoras que rebotan en el tejido normal y en cualquier cáncer que esté presente. Los ecos son captados por la sonda y una computadora convierte el patrón de ondas sonoras en una imagen en blanco y negro que muestra cuán profundamente el tumor ha crecido hacia el esófago. Puede encontrar muy bien pequeños cambios anormales.

Resulta muy útil para determinar el área dañada en el esófago y cuán lejos ha crecido hacia los tejidos cercanos. También puede ayudar a determinar si los ganglios linfáticos adyacentes pudieran estar afectados. Si en la ecografía se observan ganglios agrandados que no están al lado del tumor, el médico puede usar una aguja hueca y delgada para obtener muestras de biopsia, esto ayuda al médico a decidir si se puede extirpar mediante cirugía.

Broncoscopia

Este estudio se puede realizar para un cáncer que se encuentra en la parte superior del esófago con el fin de ver si se ha propagado a la tráquea o a los conductos que conducen desde la tráquea hasta los pulmones (bronquios). Para la broncoscopia, un tubo de fibra óptica, flexible y que tiene una fuente de luz (broncoscopio) se hace llegar a través de su boca o nariz hasta la tráquea y los bronquios. Primero se rosea la boca y la garganta con un medicamento que adormece el área. También es posible que le administren medicamentos por vía intravenosa para que se sienta relajado.

Si se observan áreas anormales, se pueden pasar pequeños instrumentos por el broncoscopio para tomar muestras y realizar una biopsia.

Toracoscopia y laparoscopia

Estos procedimientos permiten que el médico vea los ganglios linfáticos y otros órgano s cercanos al esófago en el interior del pecho (mediante toracoscopia) o del abdomen (laparoscopia) a través de un tubo hueco iluminado.

Estos procedimientos se realizan en el quirófano (sala de operaciones) mientras usted está bajo anestesia general (dormido profundamente). Se hace un pequeño corte (incisión) en el lado de la pared torácica (para toracoscopia) o el abdomen (para laparoscopia). Algunas veces se hace más de un corte. El médico entonces inserta un tubo delgado que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de vídeo en el extremo a través de la incisión para observar el espacio que rodea el esófago. El cirujano puede pasar instrumentos delgados en el espacio para tomar muestras de los ganglios linfáticos y hacer una biopsia para saber si el cáncer se propagó. Con frecuencia esta información es importante para decidir si una persona probablemente se beneficiará de la cirugía.

Pruebas de laboratorio de la biopsia

Puede que un área vista en la endoscopia o en un estudio por imágenes parezca como que es cáncer, pero la única forma de saber con certeza es mediante una biopsia. Para una este procedimiento, el médico extrae pequeños fragmentos de tejido de un área que no luce normal. Con más frecuencia, esto se hace durante un examen de endoscopia.

Luego, un médico llamado patólogo observa el tejido con un microscopio para determinar si hay células cancerosas. Si es así, el patólogo determinará el tipo (adenocarcinoma o célula escamosa) y el grado (cuán anormales lucen los patrones de las células en un microscopio).

Pruebas de HER2: si se encuentra enfermedad en el esófago, pero está demasiado avanzada como para realizar una cirugía, es posible que se indiquen pruebas del gen o proteína HER2 en las muestras que se obtuvieron para la biopsia. Algunas personas con esta enfermedad tienen en exceso una proteína llamada HER2 en la superficie de sus células cancerosas, lo que las ayuda a crecer. Sin embargo, un medicamento que ataca la proteína HER2, conocido como trastuzumab (Herceptin®), puede ayudar a tratar estos cánceres cuando se usa junto con la quimioterapia. Sólo los cánceres que tienen en exceso el gen o proteína HER2 suelen ser afectados por este medicamento, razón por la cual los médicos deben hacer pruebas de esta proteína a las muestras del tumor.

Otras pruebas

Para identificar signos del este padecimiento, un médico puede ordenar un análisis de sangre llamado recuento sanguíneo completo para saber si el paciente presenta anemia (que podría ser causada por el sangrado interno). Puede que se examine una muestra de materia fecal para ver si contiene sangre (oculta).

Si se encuentra enfermedad, es posible que el médico solicite otras pruebas, especialmente si la cirugía puede ser una opción. Por ejemplo, los análisis de sangre pueden hacerse para asegurar que su hígado y sus riñones estén funcionando normalmente. También se pueden realizar pruebas para verificar su función pulmonar, ya que algunas personas pudieran presentar problemas pulmonares (tal como pulmonía) después de la intervención quirúrgica. Si se planea hacer una operación o usted va a recibir medicinas que pueden afectar el corazón, es posible que también tenga que hacerse un electrocardiograma (EKG) y un ecocardiograma (ecografía del corazón) para asegurarse de que su corazón funciona bien.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer

http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeesofago/guiadetallada/cancer-de-esofago-early-diagnosis

Fecha de actualización: 26/Julio/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Tratamiento oportuno para reflujo reduce riesgo de cáncer esofágico
"Las complicaciones al no tratar este problema se deben a que el esófago tiene una mucosa que no está capacitada para soportar el ácido estomacal, cuando hay presencia constante de ácido en el esófago hay pérdida de tejido y puede darse lesiones de tipo canceroso". Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si llevas una dieta saludable.