Tipos de Cáncer > Cáncer de Piel de células basales y escamosas > Cáncer de Piel de células basales y escamosas

El cáncer de piel es una enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en cualquiera de las capas de la piel. Existen varios tipos de cáncer de piel, entre los más comunes se encuentran:

  • Melanoma s
  • Cáncer de los queratinocitos
  • Carcinoma de células basales
  • Carcinoma de células escamosas

Existen algunos otros tipos de cáncer de piel que son menos comunes. Éstos incluyen:

  • Carcinoma de células de Merkel
  • Sarcoma de Kaposi
  • Linfoma cutáneo (piel)
  • Tumor es de los anexos de la piel
  • Varios tipos de sarcomas

En conjunto, estos tipos representan menos de 1% de los casos de cáncer de piel no melanoma.

  • Tipos de Cáncer de Piel:

Melanoma s

Los tipos de cáncer que se originan a partir de los melanocitos, las células de la piel que producen los pigmentos, se llaman melanomas. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos llamados lunares.

Los cánceres que no son de tipo melanoma algunas veces son agrupados como cánceres de piel de tipo no melanoma debido a que tienden a actuar de manera muy diferente a los melanomas.

Cáncer es de los queratinocitos

Estos cánceres son por mucho, los tipos de cáncer de piel no melanoma más comunes. Se les llama carcinoma de los queratinocitos o cánceres de los queratinocitos, ya que al observarlos con un microscopio sus células comparten algunas características de los queratinocitos, el tipo de célula más común de la piel normal. La mayoría de los cánceres de los queratinocitos son carcinomas de células basales o carcinomas de células escamosas.

Carcinoma de células basales

Este cáncer no es sólo el tipo de cáncer de piel más común, sino el tipo de cáncer que se presenta con más frecuencia en los humanos. Alrededor de ocho de cada diez casos de cáncer de piel son carcinomas de células basales (también llamados cánceres de células basales). Por lo general, surgen en las zonas expuestas al sol, especialmente la cabeza y el cuello. El carcinoma de células basales solía detectarse casi en su totalidad entre las personas de edad mediana o avanzada. En la actualidad se está viendo también en personas más jóvenes, probablemente porque éstas pasan más tiempo expuestas al sol.

Cuando se observan con un microscopio, los carcinomas de células basales comparten características con las células en la capa más inferior de la epidermis, llamada capa de células basales. Estos cánceres tienden a crecer lentamente. Es muy poco común que un cáncer de células basales se propague a los ganglios linfáticos cercanos o a partes distantes del cuerpo. No obstante, si un cáncer de células basales se deja sin tratar, puede extenderse a las áreas cercanas y afectar los huesos, así como otros tejidos debajo de la piel.

Después del tratamiento, el carcinoma de células basales puede recurrir (reaparecer) en el mismo lugar de la piel. Las personas que han tenido cánceres de células basales también tienen una probabilidad mayor de padecer nuevos cánceres en otros lugares de la piel. Hasta la mitad de las personas diagnosticadas con cáncer de células basales padecerán un nuevo cáncer de piel dentro de 5 años.

Carcinoma de células escamosas

Alrededor de dos de cada diez casos de cáncer de piel son carcinomas de células escamosas (también llamados cánceres de células escamosas). Las células en estos cánceres comparten características con las células escamosas vistas en las capas externas de la piel.

Estos cánceres comúnmente aparecen en las áreas del cuerpo expuestas al sol, tales como la cara, las orejas, los labios y el dorso de las manos. También puede surgir en cicatrices o llagas crónicas de la piel en otras partes del cuerpo.

El carcinoma de células escamosas suele crecer y propagarse más que el cáncer de células basales. Es más probable que se extienda a los tejidos grasos justo debajo de la piel, y tiene más probabilidades de propagarse a los ganglios linfáticos y/o a partes distantes del cuerpo, aunque esto sigue siendo poco común.

Los queratoacantomas son tumores en forma de cúpula que se encuentran en la piel expuesta al sol. Puede que comiencen a crecer rápidamente, aunque su crecimiento por lo general es lento. Muchos queratoacantomas se encogen e incluso desaparecen por sí solos con el transcurso del tiempo sin tratamiento, pero algunos pueden continuar creciendo y unos hasta pueden propagarse hacia otras partes del cuerpo. A menudo es difícil predecir su crecimiento, y muchos expertos en cáncer de piel los consideran un tipo de cáncer de piel de células escamosas y los tratan como tales.

  • Tipos de cáncer de piel menos comunes

Junto con el melanoma y los cánceres de los queratinocitos, existen algunos otros tipos de cáncer de piel que son menos comunes. Estos cánceres también son cánceres de piel de tipo no melanoma, aunque son bastante diferentes a los cánceres de los queratinocitos y son tratados de una manera diferente. Éstos incluyen:

  • Carcinoma de células de Merkel.
  • Sarcoma de Kaposi.
  • Linfoma cutáneo (piel).
  • Tumor es de los anexos de la piel.
  • Varios tipos de sarcomas.

En conjunto, estos tipos representan menos de 1% de los casos de cáncer de piel no melanoma.

Carcinoma de células de Merkel

Este tipo de cáncer de piel poco frecuente se origina a partir de las células neuroendocrinas (células productoras de hormonas que, en ciertos aspectos, se parecen a las células nerviosas) de la piel. Se encuentran con más frecuencia en la cabeza, el cuello, y los brazos, aunque se puede originar en cualquier parte.

Se cree que estos cánceres son causados en parte por la exposición solar y en parte por el poliomavirus de células de Merkel. Se cree que alrededor de ocho de cada 10 carcinomas de células de Merkel están relacionados con una infección con poliomavirus de células de Merkel (MCV, por sus siglas en inglés). El MCV es un virus común. Muchas personas están infectadas con MCV, pero usualmente este virus no causa síntomas. En una pequeña porción de personas con esta infección, los cambios en el ADN del virus pueden ocasionar esta forma de cáncer.

A diferencia de los carcinomas de células basales y de células escamosas, los carcinomas de células de Merkel a menudo se extienden a los ganglios linfáticos cercanos y a órgano s internos. Además, suelen regresar después del tratamiento.

Sarcoma de Kaposi

Por lo general, el sarcoma de Kaposi se origina en la dermis, aunque también puede formarse en los órgano s internos. Este cáncer está relacionado con la infección del virus del herpes del sarcoma de Kaposi (KSHV), también conocido como herpes virus humano 8 (HHV-8). Antes de mediados de la década de los ochenta, este cáncer era poco común y se encontraba principalmente en ancianos de descendencia mediterránea. El sarcoma de Kaposi se ha vuelto más común, debido a que es más probable que se presente en las personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).

Linfoma s de la piel

Los linfomas son cánceres que se originan en los linfocitos, un tipo de célula del sistema inmunológico que se encuentra por todo el cuerpo, incluyendo la piel.

La mayoría de los linfomas se originan en los ganglios linfáticos (grupos de células en forma de fríjol del sistema inmunológico) o en los órgano s internos, aunque existen ciertos tipos de linfoma que se originan, en su mayoría o en su totalidad, en la piel. El término médico linfoma cutáneo primario significa linfoma que se origina en la piel. El tipo de linfoma cutáneo primario más común es el linfoma cutáneo de células T, (la mayoría de éstos son llamados micosis fungoides).

Tumor es de los anexos de la piel

Estos tumores se originan en los folículos pilosos o en las glándulas (tal como las glándulas sudoríparas) de la piel. Los tumores de los anexos benignos (no cancerosos) son comunes, aunque los tumores malignos (cancerosos), como el adenocarcinoma sebáceo y el adenocarcinoma de glándulas sudoríparas, son poco comunes.

Sarcoma s

Los sarcomas son cánceres que se originan a partir de las células del tejido conectivo, por lo general en los tejidos que se encuentran a gran profundidad debajo de la piel. Con mucha menos frecuencia, éstos pueden originarse en la dermis y la hipodermis de la piel. Se pueden originar varios tipos de sarcoma en la piel, incluidos el dermatofibrosarcoma protuberans (DFSP, por sus siglas en inglés) y el angiosarcoma (un cáncer de los vasos sanguíneos).

Estas afecciones pueden volverse cáncer de piel o pueden representar las etapas más iniciales del cáncer de piel como son:

Queratosis actínica (queratosis solar).- La queratosis actínica, también conocida como queratosis solar, es una enfermedad de la piel que podría volverse maligna y es causada por la exposición excesiva al sol. Por lo general, las queratosis actínicas son manchas pequeñas (miden menos de medio cm) y ásperas o escamosas que pueden ser de color rosado rojizo o del color de la piel. Suelen desarrollarse en la cara, las orejas, el dorso de las manos y los brazos de las personas de edad mediana o mayores que tienen la piel blanca, aunque también pueden aparecer en otras áreas expuestas al sol. Gen eralmente, las personas con una queratosis actínica desarrollan muchas más.

Las queratosis actínicas tienden a crecer lentamente. Gen eralmente no causan ningún síntoma. A menudo desaparecen por sí solas, pero pueden reaparecer. En algunos casos, las queratosis actínicas se pueden convertir en cánceres de células escamosas.

Aunque la mayoría de las queratosis actínicas no se convierten en cáncer, constituyen una advertencia de que su piel ha sufrido daño por el sol. Puede que se necesite extirpar algunas queratosis actínicas y otras afecciones en la piel que se podrían convertir en cáncer. Su doctor deberá examinar regularmente cualquier queratosis que no sea extirpada para determinar si hay cambios que podrían indicar cáncer.

Carcinoma in situ de células escamosas (enfermedad de Bowen).- El carcinoma in situ de células escamosas, también llamado enfermedad de Bowen, es la forma más temprana del cáncer de piel de células escamosas. “In situ ” significa que las células de estos cánceres todavía se encuentran sólo en la epidermis y no se han extendido a la dermis.

La enfermedad de Bowen se manifiesta en forma de manchas rojizas. Comparada con las queratosis actínicas, las manchas de la enfermedad de Bowen suelen ser más grandes (algunas veces más de 1.3 cm), de un rojo más intenso, más descamativas y algunas veces ásperas.

Al igual que en el caso del cáncer de piel invasivo de células escamosas, el principal factor de riesgo es la exposición excesiva a la luz solar. La enfermedad de Bowen también puede ocurrir en la piel de las áreas anales y genitales. A menudo, está relacionada con una infección por transmisión sexual con los Virus del Papiloma Humano (VPH), los virus que también pueden causar las verrugas genitales.

La mayoría de los tumores de la piel no son cancerosos y, sólo en contados casos, si acaso, se convierten en cáncer. Existen muchos tipos de tumores benignos de la piel, incluyendo:

  • La mayoría de los tipos de lunares.
  • Queratosis seborreicas: Manchas elevadas de color marrón, café o negro con una textura cerosa o una superficie áspera.
  • Hemangiomas: Crecimientos benignos de los vasos sanguíneos, a menudo llamados manchas de fresa o manchas de Oporto.
  • Lipoma s: Tumor es blandos compuestos de células adiposas.
  • Verrugas: Crecimientos de superficie áspera causados por un virus.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdepielcelulasbasalesycelulasescamosas/guiadetallada/cancer-de-piel-celulas-basales-y-celulas-escamosas-what-is-what-is-basal-and-squamous-cell

Fecha de actualización: 19/Abril/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Las sobrevivientes de cáncer de mama a largo plazo tienen una buena calidad de vida
Gracias a los mejores tratamientos y pruebas de diagnóstico, las mujeres viven mucho más tiempo que antes después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama. Los médicos se preguntaban si la calidad de vida de las mujeres sobrevivientes a largo plazo (10 años o más después del diagnóstico) era diferente de la de mujeres similares sin diagnóstico. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si evitas la exposición excesiva a los rayos solares.