Emociones y Cáncer > Sexualidad > Alternativas para su sexualidad durante y después del tratamiento

Lo que el paciente puede hacer

  • Tenga en cuenta que sus deseos sexuales pueden disminuir debido al temor de tener cáncer y al tratamiento, así como por el propio tratamiento. La quimioterapia puede hacer que experimente mucho cansancio o sienta náuseas. La radioterapia al área de la pelvis o al área genital puede ocasionar que a veces haya dolor durante la actividad sexual. El tratamiento hormonal y la extirpación de los ovarios o testículos, provocará un cambio en los niveles hormonales de su cuerpo. Todas estas cosas pueden afectar su apetito sexual.
  • Hable con su pareja sobre sus sentimientos en inquietudes.
  • Espere hasta que se sienta listo para tener actividad sexual. No se presione.
  • Exprese sus deseos de tener contacto sexual cuando se sienta capaz de hacerlo; no espere a que su pareja le exprese interés.
  • Evite las relaciones sexuales si sus niveles de glóbulos blancos están peligrosamente bajos, ya que esto aumenta el riesgo de infección
  • Disfrute de otras formas de intimidad como el tacto, las caricias y los abrazos.
  • Si fue sometido a una cirugía mayor, pregunte a su doctor si los implantes o la cirugía reconstructiva es posible.
  • Entienda que usted no puede transmitirle el cáncer a su pareja.
  • Trate otras cosas como la estimulación de los genitales con las manos y la boca, así como las caricias o continuar besándose en caso de haber malestar durante el coito. Para reducir el malestar, prueben con diferentes posturas (por ejemplo, reposando sobres sus costados quedando frente a frente, o en forma de cuchara y hasta intercambiando quién se coloca encima). Las nuevas posiciones le pueden permitir controlar el empuje y evitar la presión sobre las áreas sensibles o evitar el cansancio.

Hombres

  • Antes de iniciar la radiación en el área genital o la quimioterapia, pregunte a su médico acerca de la posibilidad de preservar su semen en un banco de esperma.
  • En alrededor de un 40 a 60 por ciento de los hombres se puede desarrollar lentamente algún grado de impotencia (incapacidad para obtener una erección) dentro de algún tiempo tras recibir radioterapia en el área genital. Por lo general, la impotencia no ocurre inmediatamente después de la radioterapia. Esto se diferencia de los efectos de la cirugía de próstata, los cuales se notan inmediatamente y pueden mejorar con el tiempo.
  • Los hombres que han sido tratados contra el cáncer testicular, de la próstata, de la vejiga, colorrectal y hasta de la cabeza a menudo reportan dificultades para conseguir una erección tras el tratamiento.
  • Solicite a su médico que le mida sus niveles de testosterona serosa para determinar si una terapia de restitución hormonal podría beneficiarle (aunque no todos los hombres con cáncer podrán tomar testosterona). Además, pregunte sobre otros medicamentos o tratamientos que podrían ayudar.
  • La radioterapia al área genital puede que cause dolor durante la eyaculación por un periodo breve. También puede reducir la cantidad de semen y causar irritación de la piel.
  • Los hombres con cáncer testicular y cuyos ganglios linfáticos han sido extraídos a menudo tienen orgasmo con poco o nada de semen (“eyaculación seca” u “orgasmo seco”). Puede que el regreso del semen en la eyaculación tome meses o años, o puede que nunca suceda. La eyaculación de semen no es algo que sea necesario para la satisfacción tanto de usted como la de su pareja.
  • En los hombres que padecen de cáncer de la próstata, la sangre en el semen es común durante el diagnóstico o el tratamiento, especialmente después de una biopsia. Esto no es dañino ni motivo para alarmarse, pero debe informarse al médico.
  • A veces, puede filtrarse orina accidentalmente durante la actividad sexual. No hay necesidad de inquietarse por esto. La orina normalmente es estéril y no puede dañar a su pareja.
  • Tengan cenas románticas, empleen la estimulación erótica y el jugueteo previo al acto sexual.
  • Dense una ducha juntos y practiquen juegos sexuales.
  • Los hombres con cáncer de próstata que han recibido implantes de semillas radiactivas podrán requerir el uso de condones por varias semanas debido a que las semillas podrían desacomodarse durante la actividad sexual. Pregunte a su médico por cuánto tiempo requerirá el uso de condones.

Mujeres

  • El dolor durante el acto sexual es muy común después de la cirugía, en el caso de numerosos tumores cancerosos ginecológicos, debido a que el tratamiento puede acortar o estrechar la vagina. Pregunte a su médico sobre el grado exacto de su cirugía. Para ayudar a lidiar con esto:
  • Adopte posiciones que le permitan controlar la profundidad y la fuerza del empuje (por ejemplo la mujer encima o ambos acostados de lado).
  • Use sus dedos índice y pulgar en la entrada vaginal para encerrar en círculo al pene. Esto puede ofrecer una longitud adicional y evitar que su pareja penetre demasiado.
  • Evite que la vagina se encoja o estreche durante el transcurso de la radioterapia hacia el área de la pelvis o la vagina. Requerirá insertar los dedos, el pene de su pareja o dilatadores vaginales especiales (agrandadores) de tres a cuatro veces por semana durante y después del tratamiento con radiación.
  • Si se contempla una cirugía en la que se involucre la vagina, hable con su médico o enfermera sobre dilatadores vaginales para ser usados tras la cirugía. Asegúrese de informarse sobre cuándo y cómo usarlos.
  • Pregunte a su médico sobre el uso de algún lubricante sin alcohol si hay problemas de lubricación. La cirugía, la radioterapia o la terapia hormonal pueden causar resequedad.
  • Muestre a su pareja formas de contacto o posiciones que le resulten cómodas, tal como entre los muslos o glúteos o entre los senos.
  • Antes de intentar tener sexo con su pareja, revise si hay alguna irritación en su área genital.
  • La quimioterapia puede causar el adelgazamiento de las paredes vaginales. Un sangrado leve tras el acto sexual no es causa para preocuparse, pero usar un lubricante con base de agua podría ser útil. Evite las jaleas, el “film” o espumas anticonceptivas que contienen químicos que pueden irritar la vagina.
  • La quimioterapia también puede reducir el deseo sexual y dificultar el logro del orgasmo. Esto por lo general mejora después de terminar el tratamiento.
  • El ardor durante el sexo puede sugerir una infección vaginal. Consulte a doctor si esto sucede.
  • La quimioterapia puede causar que deje de menstruar por algún tiempo, pero no hará que los ovarios dejen de funcionar. Es posible resultar embarazada incluso cuando no haya menstruado por varios meses. Hable con su médico sobre anticonceptivos debido a que los medicamentos de la quimioterapia pueden afectar el crecimiento del feto.
  • La quimioterapia, la radiación o la cirugía de la extracción ovárica pueden causar la menopausia prematura. Pregunte a su médico sobre sus probabilidades de que esto suceda.
  • Si la infertilidad es probable, hable con su médico sobre la posibilidad del congelamiento de óvulos o tejido ovárico. Esto requiere de cirugía especial y es muy costosa, pero puede ser una opción para algunas mujeres.

Lo que la pareja puede hacer

  • Investigue qué tan probable sea que el cáncer y su tratamiento afecten sus relaciones sexuales. Por ejemplo, la quimioterapia puede causar efectos secundarios, como fatiga. La cirugía y la radiación en el área genital pueden cambiar permanentemente la estructura y función genital.
  • Consulte sobre qué cambios debe esperar si la persona está tomando hormonas, las cuales pueden afectar la función o el apetito sexual.
  • Sea paciente durante la quimioterapia o la radiación. Espere a que su pareja se sienta bien para la actividad sexual.
  • Ofrezca intimidad y contacto cuando la energía del paciente sea baja. La intimidad puede lograrse sin el acto sexual, erección u orgasmo. La gentileza, el afecto y el respeto contribuyen mucho para alcanzar esta meta.
  • Investigue cómo se siente el paciente sobre su cuerpo y sobre la actividad sexual. A veces las personas no se sienten atractivas tras el tratamiento del cáncer.
  • Es normal adolecer las pérdidas y los cambios en el cuerpo y su imagen, lo cual afecta a ambas personas. Consideren hablar con un profesional de salud mental si han experimentado cambios difíciles en su relación.
  • Cuando su pareja esté lista, estén dispuestos a probar con actividades más suaves y nuevas posiciones que sean gratas para ambas personas. Planeen tener tiempo en privado para evitar interrupciones.
  • Use un lubricante inodoro e incoloro, (como la K-Y Jelly o Astroglide) si la resequedad causa incomodidad para cualquiera de los dos.
  • Si teme causar daño a su pareja, hablen al respecto y también háblenlo con el médico o enfermera.

Consulte al médico si el paciente:

  • Nota dolor nuevo o intensificado.
  • Nota sangrado.
  • Presenta un cambio en la función eréctil o en la cantidad de semen.
  • Presenta cualquier problema sexual o tiene preguntas sobre la actividad sexual.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/servicios/cuidadoresdelasalud/fragmentado/la-atencion-del-paciente-con-cancer-en-el-hogar-una-guia-para-los-pacientes-y-sus-familias-care-at-home-sexuality

Fecha de actualización: 25/Octubre/2015


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Científicos chilenos descubren proteína que retrasaría la metástasis de células cancerígenas
Vicente Torres, el investigador a cargo del estudio, junto a un equipo de científicos del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas, han descubierto una molécula fundamental en el proceso de diseminación de células tumorales de un tejido a otro. Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable ayuda a reducir los riesgos de desarrollar cáncer.