¿Qué decir en estos casos?


Sin duda alguna ante estas situaciones nadie sabe cómo debe responder o cuáles son las palabras que harán sentir mejor a un paciente que acaba de recibir tal noticia. Aunque es difícil encontrar las palabras de aliento más efectivas, en esta sección le presentamos algunas sugerencias concretas sobre maneras de responder que les han funcionado a muchos familiares.

¿Qué podría decirle a la persona enferma?

Es posible que usted no conozca muy bien a la persona o puede que se trate de una relación cercana; lo más importante en una situación de este tipo es mantener una comunicación abierta, en la que ambas se sientan con la libertad de expresar lo que piensan y sienten, o incluso de simplemente acompañarse en silencio.

A continuación le presentamos algunas frases apropiadas para expresar su solidaridad con algún familiar o amigo diagnosticado:

  • "No estoy seguro de qué decir, pero quiero que sepas que sí me preocupo por ti".
  • "Lamento saber que estás pasando por esto".
  • "¿Cómo sigues?".
  • "Si quieres hablar, aquí estoy".
  • "Por favor, avísame cómo te puedo ayudar".
  • "Estaré pensando en ti".
  • "Si necesitas algo, sólo dime, quiero que sepas que estoy para ti".

Aunque es bueno tratar de alentar, es importante no mostrar un optimismo falso o decirle que conserve siempre una actitud positiva; esto podría ser visto como una forma de minimizar las preocupaciones y los miedos reales o los sentimientos de tristeza, o incluso puede ser tomado como una agresión. También puede ser tentador decir que sabe cómo se siente, pero, aunque usted puede saber que éste es un momento difícil, nadie puede saber exactamente cómo se siente cada individuo.

Emplear un buen sentido del humor puede ser para algunas personas una buena forma de sobrellevar la enfermedad; deje que el paciente tome la iniciativa, es saludable si encuentra algo gracioso sobre los efectos secundarios, como la pérdida del cabello o el aumento en su apetito y usted seguramente puede reírse con él. Ésta puede ser una buena manera de aliviar el estrés y de desconectarse un poco de una situación tan seria; sin embargo, se debe tener mucha precaución antes de hacer algún comentario que pudiera traducirse como una agresión.

Cuando el aspecto del paciente mejore hágaselo saber, evite comentarios cuando la apariencia no sea tan buena, tales como "te ves pálido" o "has bajado de peso", seguramente la persona está consciente de ello, y puede que se sienta apenada por la observación.

Por lo general es mejor no contar historias acerca de parientes o amigos suyos que han tenido una experiencia similar, recuerde que todos los casos son diferentes, y puede ser que estas historias no le ayuden. En su lugar, está bien hacerle saber que usted está familiarizado con esta enfermedad debido a que ya ha tenido la experiencia con alguien más. Así, la persona enferma podría continuar la conversación a partir de ahí si así lo desea.

¿Qué puede hacer sobre la confidencialidad?

Respetar la privacidad es muy importante; si alguna persona le comparte esta información no se lo debe decir a NADIE más; deje que sea la misma persona con la enfermedad quien informe sobre ésta. Si alguien más le pregunta sobre ello, le puede decir: "realmente no me corresponde a mí hablar de esto, pero seguramente agradecerá su preocupación. Le diré que preguntó por ella".

Es muy común en nuestra sociedad que se hagan rumores, chismes o comentarios de que alguien tiene cáncer. Usted puede preguntarle a la persona que le dijo esto si es algo que todos saben; si no lo es, probablemente no le deba decir nada al paciente. Pero si todos lo saben, le podría decir de manera afectuosa: "supe lo que te está pasando y quiero que sepas que cuentas conmigo".

Es probable que se sienta enojado o lastimado si alguien con quien tiene una estrecha relación no le contó inmediatamente sobre su diagnóstico. Pero sin importar cuán cercana sea su relación, no olvide que cada quien tiene una forma distinta de enfrentarse a los problemas, quizás le tome tiempo ajustarse emocionalmente y estar listo para compartir su situación. No lo perciba como algo personal, mejor concéntrese en cómo puede ayudar ahora que ya lo sabe.

¿Cómo supero la sensación incómoda que tengo al estar junto a un paciente oncológico?

Sentirse apenado si alguien está enfermo o sentir culpabilidad por tener buena salud es una reacción normal. Sin embargo, usted puede hacer que estos sentimientos sean útiles al convertirlos en ofrecimientos de apoyo. Ésta es una enfermedad que da miedo y puede generar una gran cantidad de reacciones para quienes no han tratado con ella. No se sienta avergonzado de sus propios temores o incomodidades, son completamente normales ante una situación de esta magnitud; exprésele con sinceridad lo que siente a la persona enferma.

Recuerde cuidar de usted mismo; si tiene más o menos la misma edad, o si tienen una relación muy cercana, tal vez esta experiencia le provoque inquietud. A menudo, esta enfermedad hace tener conciencia sobre la propia mortalidad. Tal vez note sentimientos similares a los del paciente como incredulidad, tristeza, incertidumbre, enojo, insomnio y temor sobre su propia salud. Si esto es lo que pasa, lo más conveniente es buscar ayuda profesional en algún grupo de apoyo o también puede usar los servicios vía telefónica de INFOCÁNCER llame al 01 800 226 23 71.


Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer

http://www.cancer.org/espanol/servicios/cuidadoresdelasalud/para-las-personas-encargadas-de-pacientes-con-cancer


Creado: Miércoles, 03 octubre 2018

INFOcáncer 2019. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS